Los colegios españoles suspenden en confort térmico y ventilación

Los colegios españoles suspenden en confort térmico y ventilación

Las condiciones de confort, calidad ambiental y ventilación en el interior de los centros escolares en España no son las deseables según los criterios passivhaus. De manera generalizada, los colegios suspenden cualquier evaluación, independientemente de la zona climática, la tipología, la antigüedad y la casuística particular de cada colegio. Esta es la principal conclusión del estudio de monitorización llevado a cabo por la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP) junto con la Universidad de Navarra, en el que se ha analizado durante un año lectivo y validado más de 700.000 parámetros en 36 centros escolares de 33 ciudades españolas.

La asociación, que ha hecho públicos los resultados en un acto virtual con prensa en el que han participado el pediatra y epidemiólogo Quique Bassat y la periodista y divulgadora científica, América Valenzuela, ha incidido en que los dos aspectos macro que se han estudiado, por su especial incidencia en el bienestar y la calidad del aire dentro de un inmueble, han sido el confort higrotérmico  (temperatura ambiente y la humedad relativa), que incluye las variables de temperatura ambiente y humedad relativa; y los niveles de CO2. Cruzando las mediciones de ambos parámetros, el estudio demuestra que durante el 84% del tiempo – 5 de cada 6 horas – de uso de las aulas de los centros educativos no se dan las condiciones adecuadas para que alumnos, profesores y el resto de personal de los colegios realicen sus tareas de forma óptima.

Atendiendo al parámetro de confort higrotérmico, el análisis desvela que está por debajo de los niveles adecuados durante más del 32% del tiempo en uso de los colegios. La situación se agrava en el caso de los niveles de CO2 (p.p.m.), ya que las mediciones realizadas superan la ratio aceptable durante el 68% del tiempo que se utilizan los centros.

Mejorar la situación

Para PEP, asociación que engloba a profesionales, empresas y personas con inquietudes y conocimientos en el campo de la eficiencia energética en la edificación, la situación se puede revertir actuando de dos formas:

Mejorando la envolvente térmica de los edificios para reducir la demanda de energía y garantizar una simetría de temperaturas en el interior de las aulas que permita mayores niveles de confort higrotérmico.

– Con la instalación de sistemas de ventilación mecánica controlada con recuperación de calor que garanticen unos adecuados niveles de ventilación sin pérdidas energéticas. Permiten a su vez la instalación de filtros que reduzcan la presencia en el aire de compuestos orgánicos volátiles (COVs), partículas (PM), alérgenos y otros elementos nocivos. Permitiría a su vez un mayor control sobre la humedad relativa interior.

Edificios pasivos

Como recuerdan desde PPE, todos estos criterios se encuentran definidos, analizados y contrastados en los edificios pasivos certificados, ya que obligan al análisis exhaustivo de cada situación (ubicación, orientación, perfiles de uso, cargas internas, ganancias solares, etc.), así como al control de obra, de modo que las prestaciones que se planteen en la fase de diseño se garanticen en la ejecución material del edificio.

De hecho, las  monitorizaciones de centros escolares certificados en estándar Passivhaus demuestran que se alcanzan condiciones de confort y calidad ambiental interior óptimas con los mínimos costes energéticos posibles. Por ello, las construcciones o rehabilitaciones bajo este estándar “son la manera más eficiente de alcanzar los más altos grados de confort y calidad ambiental interior”. Y este tipo de edificios son, además, rentables, ya que se amortizan rápidamente, considerando solo el ahorro en la  factura energética. Por ello, la organización hace un llamamiento tanto a las Administraciones como a toda la sociedad para trabajar juntos en la misma dirección.

 

Publicar un Comentario