AFELMA reivindica el papel del aislamiento para la eficiencia energética

AFELMA reivindica el papel del aislamiento para la eficiencia energética

AFELMA (Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes) considera que una mayor eficiencia energética en la edificación y la industria resultarán claves en la protección del medio ambiente. Por ello, y con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se conmemora hoy,  5 de junio, la asociación reivindica la contribución del aislamiento en la consecución del objetivo de eficiencia energética.

Entiende Afelma que la mejora en las condiciones de vida de los ciudadanos pasa por mejorar los espacios y el medio que habitan, tendiendo hacia la descarbonización, para lo que es preciso que se afronte la obra nueva desde exigencias que satisfagan una mayor conciencia medioambiental, superando los estándares del CTE -que considera “nacen escasos”- hacia otros más elevados. No obstante, incide en que el mayor motor de la eficiencia se encuentra en la rehabilitación de un parque envejecido: de los 25 millones de viviendas, un 93% se construyeron antes de 2006, fecha de la entrada en vigor del primer CTE, primera norma térmica digna de tal nombre.

Ahorro energético y económico

Por otro lado, en 2014, WWF, la Fundación Reale y la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo del Ayuntamiento de Madrid (EMVS), la rehabilitación de la fachada de un edificio con el sistema SATE, aislado con lanas minerales aislantes de 8 cm de espesor, 2 cm más de lo previsto por el CTE del momento, representó un ahorro del 59% del consumo energético, casi 20 puntos porcentuales más de lo que el regulador calcula para el nuevo CTE aplicado a obra nueva (40%).  En concreto, el aislamiento de la fachada supuso 17.567 kWh/año de los 29.800 ahorrados con todas las operaciones de rehabilitación (cubiertas, ventanas, etc.) y cuatro veces más que el ahorro aportado por la suma de calderas y los paneles fotovoltaicos-térmicos para el ACS. Cada vecino redujo el gasto en 250 €/año y las emisiones de CO2 cayeron en un 36%. La temperatura en inverno se situó entre 18-20˚C sin calefacción, cuando antes era de 10-12˚C. Se minimizaron los ruidos externos.

En este sentido, los datos de rehabilitación ponen de manifiesto la necesidad de que el sector público y privado cooperen en definir planes que estimulen la actividad y el empleo con políticas públicas adecuadas (subvenciones, ayudas fiscales…) y créditos a bajo interés. Según Afelma, es necesario habilitar ayudas plurianuales para afrontar la rehabilitación energética equivalente a 350.000 viviendas al año, con lo que se ahorrarían 36 millones de TEP y 130 millones de toneladas de CO2 en su vida útil, con el consiguiente descenso en la factura energética nacional y de los ciudadanos, tal y como señala la fundación La Casa que Ahorra.

En el período 2019-2021 se espera que el ritmo de rehabilitación en Europa sea del 1,2%, después de años en los que alcanzó el 1,6%. En España, en 2019, este porcentaje oscila entre el 0,17% y el 0,29%, según se adopte como base las viviendas construidas antes de la primera Directiva sobre eficiencia (1980), o las construidas antes del primer CTE (2006). Estos datos alejan a España del objetivo de aumentar la eficiencia un 32,5% para el año 2030, que en ningún caso se podrán conseguir solo con la obra nueva.

Medidas en la industria

También en la industria, casos reales ejecutados con lanas minerales aislantes han permitido ahorros anuales de hasta 60.000 euros, incrementando, además la seguridad. Según el estudio elaborado en 2014 por la  EIIF (la Fundación Europea del Aislamiento Industrial) con ECOFYS, al menos un 10% de las instalaciones no están aisladas o lo están con un aislamiento insuficiente o en malas condiciones. Y en los casos en los que existía aislamiento la inversión realizada fue mínima, ya que solo se tuvo en cuenta la temperatura superficial para evitar daños personales, así como las puras necesidades del proceso industrial.

De este estudio se dedujo que el potencial de ahorro en la Industria europea supone el equivalente al consumo energético de 15 plantas de energía alimentadas por carbón (500MW) o el consumo energético de 10 millones de viviendas.

Pero, además, aunque se halle extramuros de las exigencias del DB HE, el sector industrial debe procurar la eficiencia, ya que, según el estudio Ecofys, el potencial de ahorro anual del sector industrial equivale 13.600 GWh y 3,4 Mt de CO2, es decir 400 millones de euros al año con una inversión inicial de 70 millones, lo que equivale al consumo de 1.200.000 viviendas o la reducción de emisiones de CO2 de 1.700.000 coches.

 

Publicar un Comentario