Cinco consejos para poner a punto los equipos del aire acondicionado y que no se dispare el consumo

Cinco consejos para poner a punto los equipos del aire acondicionado y que no se dispare el consumo

El episodio de calor inusual que estamos viviendo durante estos días  está provocando un adelanto en el encendido de los aparatos de aire acondicionado en los hogares.  Por esta razón, la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía, Agremia, recomienda que, antes de poner en marcha estos equipos, se adopten una serie de medidas para garantizar una adecuada puesta a punto y evitar un incremento en la factura de la electricidad.

 

Teniendo en cuenta que los  equipos de climatización, en particular los que no son portátiles, «no son meros electrodomésticos, sino que forman parte de la instalación térmica de la vivienda, por lo que su instalación, uso y mantenimiento están sometidos al RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios)», la asociación recuerda que dichas operaciones «sólo deben ser realizadas por empresas instaladoras o mantenedoras habilitadas».

 

Además, para que los usuarios pueden verificar el estado de algunos de los elementos de los aparatos de aire acondicionado, Agremia  recomienda estos cinco consejos sencillos:

 

1) Comprobar que las conexiones eléctricas que alimentan el equipo están en buen estado.  Hay que revisar que el cableado no esté en malas condiciones, o que los equipos no están conectados a regletas junto con otros aparatos del hogar. “Estas pueden no estar preparadas para soportar las intensidades de los elementos conectados o no contar con el debido aislamiento, de manera que puedan producirse sobrecalentamientos o incluso cortocircuitos que pongan en riesgo la seguridad de los residentes”, explica Inmaculada Peiró, directora General de Agremia.

 

2) Revisar que los aislamientos de los circuitos frigoríficos (los tubos por los que circula el líquido refrigerante entre la unidad interior y la unidad exterior) están debidamente aislados. Según Peiró, “un aislamiento inadecuado o deteriorado por el paso de los años, provocará una pérdida energética que redundará en un mayor consumo eléctrico y una menor eficiencia del equipo”.

 

3) Realizar una limpieza anual de los filtros de aire de los equipos de aire acondicionado o su sustitución periódica, que permitirá que el aire tenga una calidad óptima.  Los filtros suelen ser fácilmente accesibles, ya que tienen como objeto limpiar las impurezas y partículas en suspensión. El uso continuado de los aparatos y el paso del tiempo, hacen que dichos filtros se obstruyan perjudicando la eficiencia del equipo, reduciendo el caudal del aire y disminuyendo la eficacia del filtrado.

 

4) Seguir las pautas relativas al uso de los aparatos de aire acondicionado para lograr un adecuado confort y lograr la mayor eficiencia de los mismos, evitando que se dispare la factura de la electricidad por un consumo excesivo.

 

Con la entrada en vigor de las nuevas tarifas, el usuario tendrá que cambiar sus hábitos de consumo en lo que al uso del aire acondicionado se refiere, por lo que desde Agremia recomiendan tener en cuenta el horario en que se producirá el encendido de estos aparatos.

 

También el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) recuerda que la temperatura ambiente a la que se deben programar los equipos deberá ser de entre 24 y 25 grados en verano, cuando los aparatos se utilizan en modo refrigeración.

 

5) Tener en cuenta la normativa. El RITE establece que los aparatos de aire acondicionado o bomba de calor con potencia inferior a 12 kW, deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada 4 años si son de uso doméstico o cada 2 años para cualquier otro uso (comercios, oficinas, etc.), o bien con la periodicidad indicada por el fabricante en el manual de uso y mantenimiento del equipo. No obstante, desde Agremia recomiendan un mantenimiento anual.