El papel de la refrigeración evaporativa en el marco de los objetivos energéticos de la UE

El papel de la refrigeración evaporativa en el marco de los objetivos energéticos de la UE

Los equipos de refrigeración evaporativa reducen las emisiones de CO2 e incrementan la eficiencia energética, y en este sentido, pueden contribuir a cumplir los objetivos energéticos marcados por la Unión Europea y a una economía sostenible. Así concluye  AEFYT (Asociación Española del Frío y sus Tecnologías) tras analizar el papel de esta tecnología en el Marco energía y clima desarrollado por la Unión Europea para el período 2021-2030.

Como recuerda la asociación, en este periodo, la UE contempla una serie de objetivos con los que se pretende avanzar hacia una economía baja en carbono y un sistema energético que garantice energía asequible para todos los consumidores, aumente la seguridad del suministro energético de la UE, reduzca la dependencia de las importaciones de energía y cree nuevas oportunidades de crecimiento y empleo.

Entre estos objetivos, la reducción en un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero y la mejora de la eficiencia energética en un 32,5% resultan fundamentales para la consecución de la meta final y en ambos casos la refrigeración evaporativa – torres de refrigeración y condensadores evaporativos – está llamada a desempeñar un papel de primer orden.

No hay que olvidar que un contexto como el actual, en el que el mundo se encuentra sumido en una crisis sanitaria de gran envergadura, una vez superada esta etapa “el cuidado del medioambiente seguirá siendo una de nuestras prioridades y el ahorro energético será una de las claves para conseguirlo, de igual forma que para ayudar a la recuperación económica posterior a la crisis del COVID-19”, afirma Manuel Lamúa, secretario general de AEFYT.

Reducción de emisiones

Para 2030,  el objetivo obligatorio será reducir las emisiones de la UE en un mínimo del 40 % con respecto al año 1990.

Los equipos de refrigeración evaporativa, basan su funcionamiento en la utilización del agua para generar frío, garantizando su calidad, reutilización, reducción de su consumo y aprovechamiento. Dado que el agua no aporta emisiones de CO2, se reduce el efecto invernadero al limitarse las emisiones de CO2 indirectas gracias al ahorro de energía eléctrica consumida, y directas, por el menor riesgo de fugas de gases refrigerantes.

Se trata, en consecuencia, “de una tecnología limpia y respetuosa con el medio ambiente, que favorece la reducción de los efectos del cambio climático.”

Mejora de la eficiencia energética

En materia de eficiencia energética, para 2030 se establece un objetivo general del 32,5%, que la UE deberá alcanzar colectivamente y con una cláusula de revisión al alza en 2023 a más tardar.

En este contexto, los equipos de refrigeración evaporativa generan un ahorro energético muy superior a otras alternativas, por lo que su uso es recomendable en aquellas industrias que necesitan frío en sus procesos de fabricación. El consumo de energía eléctrica por parte de torres y condensadores es muy inferior, por ejemplo, al requerido por los equipos de refrigeración por aire que para producir el mismo efecto frigorífico. Estos últimos requieren un compresor, un motor de accionamiento eléctrico y un condensador de tamaños y costes superiores. Por otra parte, los equipos de refrigeración evaporativa consiguen reducir notablemente el consumo energético gracias a la eficiencia del proceso y el alto rendimiento energético que proporcionan.

www.aefyt.es

 

Publicar un Comentario