El Parlamento Europeo adelanta la revisión del Reglamento Europeo de Gases Fluorados

El Parlamento Europeo adelanta la revisión del Reglamento Europeo de Gases Fluorados

La reunión mantenida en el Parlamento Europeo para tratar el impacto del Reglamento Europeo de Gases fluorados en el medio ambiente, el consumo de energía y su implementación práctica, ha dado sus frutos. Ante la solicitud por parte de los colectivos profesionales del sector de acciones concretas para acabar con las “tendencias oligolísticas de precios y el comercio ilegal de refrigerantes”, los eurodiputados han decidido adelantar la revisión del Reglamento. Con este objetivo, el pasado 17 de diciembre se abrió el concurso público para analizar el impacto del Reglamento y su futura revisión (entrar aquí), cuyo plazo finaliza el 13 de febrero.

Así lo informa CNI, la confederación española que participó el pasado 13 de noviembre en esta reunión, en la que estuvieron presentes, por parte de la Comisión Europea, Bente Transholm-Schwarz, jefa de Unidad Adjunta de la Dirección General de Acción por el Clima (DG CLIMA); y Angelika Winzig, miembro del Parlamento por Austria; y en representación de CNI, José Luis Uribe Echebarría, miembro del Comité Técnico, que estuvo junto a otros representantes de organizaciones profesionales europeas de Austria, Alemania e Italia, afectadas por esta regulación.

Desde la entrada en vigor del Reglamento europeo de Gases Fluorados 517/2014, en 2015, CNI ha observado una serie de impactos críticos en las empresas, en particular en las PYME,s. Y pone como ejemplo “las situaciones de suministro no planificables o precios exorbitantes de los gases de refrigeración a lo que hay que sumar que la intención principal del Reglamento europeo de proteger nuestro clima podría verse comprometida con el incremento de importaciones ilegales de gases”.

Reclamaciones y exigencias
La reunión de alto nivel, preparada cuidadosamente con antelación por los representantes de las empresas participantes, contó con dos exposiciones por parte de fabricantes e instaladores. Wolfgang Zaremski, presidente de ASERCOM, la Asociación de Fabricantes Europeos de Componentes de Refrigeración, resaltó la minúscula trascendencia, con un 7,8%, que tiene el sector de refrigeración y climatización comparativamente con otros sectores respecto a las emisiones de CO2; y afirmó que “el actual sistema de cuotas no consigue los objetivos pretendidos debido a la presencia masiva en todos los países de gas extracomunitario”.

Por otra parte, Juerg Hagleitner, presidente de la Asociación austriaca de Técnicos de Refrigeración y Aire Acondicionado, resaltó que, a pesar del que el objetivo de este sistema de cuotas es reducir de manera masiva la producción, la importación y, como consecuencia, el uso de gases fluorados con un alto potencial de calentamiento atmosférico (PCA), es este sistema el que está causando interrupciones desproporcionadas en el suministro de gases fluorados en la refrigeración, el aire acondicionado y las bombas de calor.

Comercio ilegal
Ante estos datos, que se unen al fraude en el comercio de gases y la inseguridad en el suministro, CNI pidió en Bruselas una revisión sustancial del Reglamento de Gases Fluorados, teniendo en cuenta que en España este fraude se acrecienta con la existencia del impuesto sobre los gases fluorados y las amplias posibilidades para la entrada ilegal de gases intra y extracomunitarios, indicó José Luis Uribe.

Si bien el objetivo del Reglamento de reducir el incremento de temperatura a un máximo de dos grados y las emisiones de 1990 al 2050 en un 85-90%; los objetivos no están tan claros para las empresas de refrigeración y aire acondicionado, argumentó el representante de CNI. “Según el informe ‘el futuro de la refrigeración’ de IEA 2018, antes del 2050 pasaremos de 4,2 a 5,8 billones de equipos de AA debido al cambio climático, mayor confort y crecimiento de la población. Los requerimientos energéticos de estos equipos triplicarán el consumo de energía. Pasaremos de 2 a 6,2 PWh (petawatios /hora).

Esta cifra aislada seguro que no nos dice nada. El consumo global de energía eléctrica en 2017 fue igual a 22 PWh y se estima que la refrigeración consume un 20% de este total. En conclusión, hemos hecho ver a la Comisión europea que va a ser precisa una infraestructura adicional de energía eléctrica”, explica José Luis Uribe.

La revisión, el próximo verano
CNI valoró positivamente los esfuerzos de la CE para combatir el comercio ilegal de refrigerantes a través de la cooperación con las autoridades nacionales y con terceros países para intercambiar buenas prácticas, aunque, como manifestó Uribe en Bruselas, “no es suficiente y se precisan medidas más efectivas”.

Tras la publicación del concurso público para analizar el impacto del Reglamento Europeo de Gases Fluorados y su futura revisión, y una vez finalice el plazo para presentar propuestas, el próximo 13 de febrero, los trabajos de revisión se iniciarán probablemente en verano de 2020 finalizando antes de diciembre de 2022.

CNI manifiesta su satisfacción “por este paso tan importante” y confía que las propuestas sobre las que ya está trabajando, y que canalizará a través de su Asociación europea AREA, se recojan en la revisión del Reglamento de GF. “España es el mayor consumidor de gases refrigerantes de Europa, los precios de los gases han aumentado de 4 a 6 veces desde el principio del sistema de cuotas y son muy dinámicos, con lo cual una empresa instaladora no puede realizar ninguna planificación. Por otro lado, el precio de los nuevos gases alternativos es todavía muy alto y el mercado del fraude se mueve a sus anchas creciendo cada vez más. Hacen falta cambios desde Europa, para CNI este viaje ha sido decisivo y estamos muy satisfechos con el resultado después de mucho tiempo de intenso trabajo y reuniones.”

 

Publicar un Comentario