Soluciones Johnson Controls para la calidad de aire de los edificios

Soluciones Johnson Controls para la calidad de aire de los edificios

Teniendo en cuenta la prioridad que supone la calidad de aire en el interior de los edificios, como han manifestado los expertos ante la necesidad de frenar los contagios de la Covid-19, Johnson Controls se suma a las compañía que proponen soluciones para crear espacios que aseguren la salud y la tranquilidad de las personas en entornos cerrados. Y es que, un entorno saludable y seguro comienza con un enfoque holístico que abarca la infraestructura de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) de un edificio, indica la compañía.

Con este objetivo, Johnson Controls quiere ayudar a los propietarios y operadores de los edificios a desarrollar estrategias que consigan aumentar la circulación del aire exterior, a través de mejores opciones de filtración para proporcionar una mejor calidad del aire, configuraciones de temperatura óptimas para ralentizar el flujo de patógenos en el aire y el uso de soluciones de iluminación ultravioleta C (UV-C) para matar organismos virales.

Edificios saludables

Incluso antes del estallido de la pandemia de Covid-19, el indicador anual de eficiencia energética Johnson Controls reveló el deseo de los propietarios y operadores de mantener sus edificios saludables. También muestra este indicador que a medida que la economía se va recuperando de la pandemia, se espera que estos propietarios y operadores realicen más inversiones para hacer que los edificios sean más saludables y habitables.

En concreto, en esta situación de emergencia sanitaria, Johnson Controls ofrece una gama de productos para crear aire más saludable en los edificios, como las unidades de  York Air, que maximizan el aire exterior para desplazar el aire contaminado y aumentar las tasas de ventilación y el cambio de aire; los filtros de aire Koch (Hepa y Hepa portátiles);  los controles críticos del entorno, que premiten controlar la presurización de la sala, las tasas de cambio de aire, así como la humedad y temperatura; o la iluminación desinfectante UV-C,  necesarias para reducir los patógenos tanto en las superficies como en el aire.

 

Publicar un Comentario