La opinión de Jesús de Lara sobre ingeniería y creatividad en las instalaciones mecánicas de edificios

La opinión de Jesús de Lara sobre ingeniería y creatividad en las instalaciones mecánicas de edificios

Las ingenierías, como los fabricantes de equipos y materiales, instaladores y todo el sector HVAC, deberán hacer alarde de su ingenio, creatividad y capacidad de transformación para afrontar el
desafiante reto que se plantea en materia medioambiental de cara a 2030 y 2050

 

Texto: Jesús de Lara, Presidente Ashrae Spain Chapter 

 

 

Todas las carreras son, evidentemente, vocacionales. No obstante, las ingenierías y más en la industrial, esta vocación, tal vez, sea más determinante: ¿quién no ha destripado en su infancia un juguete para descubrir su funcionamiento? La corriente eléctrica en nuestras casas tampoco ha estado exenta de este tipo de investigaciones. Dos inequívocas muestras de vocación temprana.

“Ingeniero viene de ingenio, así es que ingéniatelas como puedas,” fue la respuesta que nunca olvidaré de un profesor que vigilaba un examen, ante una pregunta capciosa de un compañero esperando recibir alguna pista para resolver un problema del examen.

 

Es sorprendente analizar los campos de la ingeniería que involucran las instalaciones mecánicas de edificios y en particular la climatización y ventilación

 

Desde el diseño y gestión de una cadena de producción o montaje, hasta los cálculos más sofisticados requeridos en la construcción y en la industria, entran dentro del alcance de esta apasionante profesión. Es sorprendente analizar los campos de la ingeniería que involucran las instalaciones mecánicas de edificios y en particular la climatización y ventilación.

 

Imaginación y formación

Abordar un proyecto de este tipo requiere tanto imaginación, que decía el profesor, hasta un amplio conocimiento de innumerables campos de la ingeniería, de los cuáles como ejemplo, citaré entre otros: transmisión del calor, cálculo de cargas térmicas, control de temperatura y humedad, difusión y calidad del aire, hidráulica, electricidad, etc., sin contar con la normativa y requisitos específicos que debe cumplir una instalación en cuanto a aprovechamiento racional de la energía y el proceso de descarbonización. Precisamente por esta razón, ambos conceptos están intrínsicamente ligados y serán los nuevos desafíos a los que deberán enfrentarse las ingenierías.

 

 

 

Según un informe del GBCe (Green Building Council España) de noviembre 2020, a principios de este año, había en España 26 millones de viviendas, ocupando una superficie de 977 millones de m2 construidos y otros 679 millones de m2 construidos no residenciales, responsables del 40% de emisiones de CO2 y del 30% del consumo energético.

 

Aprovechamiento racional de la energía y descarbonización son dos conceptos intrínsecamente ligados que serán los nuevos desafíos a los que deberán enfrentarse las ingenierías

 

A nivel europeo, el sector de la edificación supone más del 36% de las emisiones de CO2 y el 40% de la energía final consumida.

En el mismo informe se cita que en el sector residencial el consumo de combustibles fósiles deberá reducirse un 35% hasta 2030 y su completa descarbonización se prevé para el año 2050. Los edificios existentes deberán ser objeto de una rehabilitación y reconversión al ser estos potencialmente responsables de la mayor fracción de las emisiones. Igualmente se refleja, en el citado informe, que en esta rehabilitación deberán utilizarse materiales reciclados, evitando la emisión de CO2 que supondría su nueva fabricación, haciendo énfasis en el empleo de elementos pasivos que posibiliten un menor consumo energético del edificio.

En consecuencia, ingenierías, fabricantes de equipos y materiales, instaladores y en definitiva todo el sector HVAC, deberá hacer alarde de su ingenio, creatividad y capacidad de transformación para afrontar el desafiante reto que se plantea, cuyos hitos culminarán en los años 2030 y 2050.