La PMcM calcula en más de 56.000 millones el importe de la morosidad de las empresas del IBEX

La PMcM calcula en más de 56.000 millones el importe de la morosidad de las empresas del IBEX

“Si las empresas del IBEX pagaran en plazo, se inyectarían 56.488 millones de euros, salvando a muchas pymes y autónomos”. Así concluye la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) tras el  exhaustivo análisis que ha realizado de los balances del sector no financiero del IBEX 35 y el resto del mercado continuo, a partir de los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) referidos al primer semestre de 2020. Según el estudio, las compañías del selectivo liquidaron sus facturas en un periodo medio de 183 días, triplicando el plazo legal permitido (60 días) durante el primer semestre del 2020, coincidiendo con la crisis sanitaria de la COVID-19.

 

 

Ante estos datos, la plataforma insta a “implantar ya un régimen sancionador que multe a las empresas morosas para evitar que se rompa la cadena de pagos, se inyecte liquidez al sistema, mejore la competitividad y productividad de las empresas y se reduzca la necesidad de endeudamiento financiero de muchas pymes y autónomos, en un contexto marcado por la COVID-19 que ha golpeado duramente a las pequeñas y medianas empresas y a los trabajadores autónomos”. Según el presidente de la PMcM, Antoni Cañete, medio millón de empresas están en riesgo de quiebra principalmente por el retraso en los pagos. Por ello, ha solicitado a los grupos políticos “responsabilidad” para que en el trámite de enmiendas -que finaliza el 3 de febrero- se tomen las medidas ya pactadas durante la negociación de la Ley presentada por Ciudadanos, y se agilice así la instauración del régimen sancionador.

En concreto, los balances de la CNMV ponen de manifiesto que en el primer semestre de 2020 la morosidad de las compañías del selectivo alcanzó los 56.488 millones de euros; se apreció un incremento del 6% en el plazo medio de pago de las empresas no financieras del IBEX, aumentando en 10 días el tiempo de liquidaciones respecto al mismo periodo de 2019, pasando de 173 a 183. También se registró un empeoramiento (10%) en el plazo medio de cobro de las empresas no financieras del IBEX.

Mayor demora en construcción e inmobiliario

El sector de la construcción e inmobiliario es el que registra una mayor demora en la liquidación de sus facturas, con plazos que llegaron a  270 días en el primer semestre de 2020 (y en el mismo periodo del año anterior a 283). A este sector le sigue el de comercio y  servicios, con 261 días (40 menos que en 2019); industria, con 195 (25 días más que en el mismo periodo del año anterior); y energía, con 109 (17 días más).

Estas cifras de pago a proveedores contrastan con las correspondientes a los cobros que estas mismas empresas realizan a sus respectivos clientes. En el caso de las empresas no financieras del IBEX, se sitúan en 64 días, un 10% mayor si se comparan con los plazos de cobro del mismo periodo de 2019 (58 días).

Por sectores de las empresas cotizadas (selectivo y el resto del mercado continuo), construcción e inmobiliario repite como ámbito económico que presenta unos periodos de cobro más largos. En el primer semestre de 2020, las empresas de este ámbito cobraron sus facturas en 106 días, 6 más que en 2019 (6%). El plazo medio de cobro de las compañías del sector industria del IBEX alcanzó los 63 días, seguido de energía (61 días) y comercio y servicios (56 días).