Los expertos alertan sobre la importancia de la CAI para la salud

Los expertos alertan sobre la importancia de la CAI para la salud

Asociada a la salud, la CAI (Calidad de Aire Interior) sigue sin estar entre las prioridades de la sociedad, que en cambio sí empieza a tener una mayor conciencia por la protección del medio ambiente, y por lo tanto, por la calidad del aire exterior. Es por esto que los expertos, alertando de los contaminantes a los que los usuarios nos exponemos en los espacios cerrados, donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo -ya sean viviendas, colegios, hospitales o transportes-, reivindican una mayor divulgación sensibilización, que active la demanda y desencadene la adopción de medidas y soluciones. De esta forma, y “combinando tecnologías, instalaciones, protocolos y formas de uso, en algún momento, e independientemente de lo que pase en el exterior, podremos lograr entornos protegidos”, en palabras de Paulino Pastor, presidente de FEDECAI (Federación Española de Empresas de Calidad Ambiental Interior) para el que, “éste es nuestro gran reto”.

Pastor fue el encargado de introducir la jornada sobre Calidad de Aire Interior que la organización que preside, junto con ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) y AFEC (Asociación de Fabricantes de equipos de Climatización), organizaron el pasado jueves en Madrid, como preámbulo de la segunda edición del Congreso CAI, que se celebrará en la capital los días 26 y 27 de noviembre, y pondrá el acento en la CAI en espacios públicos, en entornos sanitarios y en centros educativos, como anunció al finalizar el encuentro Pilar Budí, directora general de AFEC.

Ante una sala con un aforo completo de profesionales, en el Instituto de Construcción Eduardo Torroja de Madrid, los entendidos dejaron patente lo mucho que queda por hacer en España en relación a la CAI, y compararon con otros países de nuestro entorno más avanzados en la materia, como Francia, Alemania, Dinamarca, Portugal o Finlandia. Pero también mencionaron a algunos avances significativos, como la limitación que en el nuevo CTE (Código Técnico de la Edificación), se incluye de la exposición al gas radón, considerado el segundo factor de riesgo para el cáncer de pulmón, por detrás del tabaco.

Con idea de trazar una radiografía completa de la situación en España, y de la mano del periodista Gorka Zumeta, que actuó de moderador, los participantes desgranaron sus opiniones en torno a los cuatro grande bloques temáticos en los que se estructuró la jornada: Políticas de calidad de aire interior, Importancia de los sistemas de ventilación y acondicionamiento de aire pare el bienestar de los usuarios, Revisión de la CAI y los ensayos de laboratorios y Nuevos campos de interés para la CAI.

Legislación básica y políticas CAI
La necesidad de una reglamentación que regule y garantice la calidad del aire interior quedó patente a lo largo de la jornada. El Consejero Técnico de la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Francisco Vargas, insistió en que la legislación existe, “pero no se cumple”. Por ello, “desde el Ministerio se trabaja en un Plan de Salud y Medio Ambiente que permitirá impulsar una serie de medidas concretas”, entre ellas, “una legislación básica que unifique y simplifique la de las Comunidades Autónomas”, anunció.

En el ámbito comunitario, Saúl García Dos Santos, jefe de Servicio Aerosoles del Área de Contaminación Atmosférica del Centro Nacional de Sanidad Ambiental del Instituto de Salud Carlos III, lamentó que desde el punto de vista sanitario, la Unión Europea haya “aparcado” durante años la legislación sobre la CAI, para centrarse en la calidad del ambiente exterior, a pesar de ser un tema fundamental para la salud de individuo, que pasa más del 90% del tiempo en espacios cerrados. Celebró, eso sí, la directiva europea para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes, y que obliga a tener un Plan Nacional sobre los efectos nocivos del gas radón. Confía el experto que esta directiva, que debería haberse traspuesto ya en España, sirva de ejemplo para que se legislen otros contaminantes.

En materia de formación, en la universidad prácticamente sólo a nivel de doctorado se investiga y trabaja sobre la materia, indicó Javier Rey, catedrático de la Escuela de ingenierías Industriales de la Universidad de Valladolid, precisando que, se requiere apoyo de las empresas y de la Administración para potenciar estas enseñanzas. En cuanto a la investigación y el desarrollo, afecta especialmente a las medidas de ventilación, señaló el catedrático, y añadió que hay que incidir en cuestiones como cambio climático, filtros y materiales, métodos de medición, nuevos sensores y, especialmente, salud y productividad, ya que el 70% del coste económico de los edificios NZEB (de consumo casi nulo), se debe a estos dos factores.

Ventilación y salud
De la importancia de los sistemas de ventilación y climatización para garantizar ambientes interiores saludables habló Juan Carlos Romero, del Comité Técnico de Afec, asegurando que para los fabricantes, la CAI es una “oportunidad de negocio”, pero también, un “gran reto, que requerirá de un gran esfuerzo en desarrollo”. Para el experto, “no basta con un accesorio para los equipos, o una campaña de Marketing, los elementos de IAQ (CAI por sus siglas en inglés) tienen que formar parte de la fase de diseño del desarrollo del producto. Es lo que hará que éste sea eficiente y tenga mayor valor añadido”. En relación a la sensibilización de las personas incidió en que, “no hay que concienciar al usuario desde el punto de vista económico, sino de la salud, que debe ser un factor decisivo y diferencial de compra”.

Entre las actuaciones que se están llevando a cabo, el representante de los fabricantes informó del desarrollo dentro de uno de los Grupos de trabajo de EVIA -la Asociación europea de Ventilación de la que forma parte Afec- de una etiqueta, complementaria a la energética, que diferenciará a las unidades de ventilación atendiendo a su aportación a la calidad de aire interior.

Aportando el punto de vista del proyectista, Manuel Gallardo, presidente de Atecyr Andalucía, destacó la importancia de la medición en el marco de los proyectos para garantizar la CAI, y constató que en la actualidad la prioridad del cliente sigue siendo el consumo de energía. “En unos años se hablará de la calidad del aire, ahora no”, afirmó.

Normativa para un sector plurisectorial
Ante la opinión de la falta de normativas que regulen la CAI, y como presidente del CTN 100 de UNE, relativo a la Climatización, Paulino Pastor recordó normativas “muy útiles” que se han desarrollado en el marco de este comité, como las relativas a ventilación, filtración o higiene de sistemas, y mencionó las normas internacionales ISO 14000 y 16040 que también tocan algunos aspectos de la CAI. “Tenemos que combinar todas las normas de diseño con las de la vida útil de los edificios”, concluyó.

En esta línea, y teniendo en cuanta que “la CAI es pluridisciplinar y plurisectorial”, Gloria Cruceta, presidenta del CTN 171 de UNE. Calidad de Aire Interior, pionero en la materia, señaló algunas normas importantes desarrolladas en el marco de este comité, como las relativas a hospitales y hoteles; e informó que se trabaja en otro estándar para las escuelas. “Nuestro nivel es bastante aceptable, lo que pasa es que no comunicamos lo que hay”, sentenció.

Buena práctica y mantenimiento
La visión del consultor la aportó Juan Travesí, vicepresidente de Atecyr y de Rehva, quien fue tajante al afirmar que “la reglamentación por sí misma no sirve. Lo importante es una buena práctica, que se fundamente en la formación de los técnicos y en la demanda del cliente”. De momento, los avances en este terreno solo se producen en empresas en las que la calidad del ambiente interior se asocia a la productividad. También resaltó el ingeniero la importancia del mantenimiento, “que no debe considerarse un gasto, sino una inversión”.

Precisamente en el mantenimiento puso el acento Benjamín Beltrán, miembro de la Junta directiva de Fedecai, en la recta final de la jornada, refiriéndose a la higiene de los conductos de los sistemas de climatización, donde se encuentran partículas y microorganismos que pueden afectar la salud. Por su parte, Julio Vidal, también de Fedecai, reivindicó el importante papel de los laboratorios, ya que “lo que no se mide no existe”, y precisó que las empresas deben ser independientes.

En cuanto a los nuevos campos de interés de la CAI, último apartado de la jornada, Marta Castellote, investigadora científica del Instituto Eduardo Torroja, se centró en la importancia de la calidad de los materiales de la construcción, teniendo en cuenta la estanquidad de los nuevos edificios; Borja Frutos, del Grupo de Sistemas constructivos y habitabilidad del mismo instituto, ahondó en las estrategias para acotar los riesgos del radón; e Inés Olmedo, doctora de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba, recordó la relevancia de la CAI en los hospitales, donde las personas son, en sí mismas, focos de contaminación.

 

Publicar un Comentario