Los instaladores alertan: Atención a los timos por falsos revisores de gas en viviendas

Los instaladores alertan: Atención a los timos por falsos revisores de gas en viviendas

En contra de lo que se piensa, la temporada de frío, en el inicio de la cual es necesario poner a punto las calderas de gas, no es la única época del año en que se sucede un mayor número de timos por parte de falsos revisores. Por el contrario, “estas estafas pueden producirse en cualquier momento, sobre todo entre la población mayor que reside en pisos con instalaciones antiguas (bombonas de butano o propano)”, alertan desde la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agremia).

Como recuerda la asociación madrileña de instaladores, este tipo de prácticas delictivas, “muy extendidas”, se están llevando a cabo por falsos revisores que se hacen pasar por técnicos que, ataviados con monos de trabajo, dicen acudir a la vivienda en nombre de la compañía de gas, el Ayuntamiento o la Comunidad Autónoma correspondiente. Esta asociación también recalca que, ante la desconfianza de sus propietarios, los operarios insisten en que, de no llevarse a cabo la inspección y el consiguiente arreglo, previo pago, pondrán en riesgo su seguridad y la de sus vecinos.

“Ante cualquier sospecha de desconocidos que aparezcan en el domicilio sin que antes el cliente haya solicitado los servicios de la compañía, éste debe llamar inmediatamente a la Policía”, aconsejan los instaladores.

Consejos prácticos de seguridad

Para evitar que los usuarios sean objeto de este timo, Agremia recomienda seguir una serie de pautas:

 

1)            Tener en cuenta los periodos de operaciones de inspección y revisión obligatorias en gas. En este sentido, es obligatorio revisar la caldera una vez cada dos años y la instalación de gas, una vez cada cinco años.

 

2)            Dependiendo del tipo de instalación que haya en la vivienda se pueden dar dos situaciones:

–              Si es de gas natural o propano canalizado: la compañía distribuidora avisará previamente por correo postal de la obligación de pasar la inspección. En esta carta informará de las fechas aproximadas. Además,  los pagos nunca serán en metálico ni en el momento de la inspección, sino que le aparecerá en el recibo de la factura siguiente. En caso de anomalías, el técnico entregará al cliente un informe que deberá facilitar al técnico que acuda al domicilio a subsanar las mismas.

–              Si es de gas o propano envasado (bombonas de butano): el usuario será el encargado de contactar con el técnico, y no al revés, para que la empresa instaladora realice la revisión. En este caso, el pago de la revisión sí se realizará en el momento. Y, de existir anomalías, el técnico le ofrecerá un presupuesto para la reparación.

 

3)            En todos los casos, en cualesquiera de las instalaciones, el técnico debe facilitar una copia de inspección o revisión.

 

4)            Es importante desconfiar de un técnico que acude al domicilio manifestándole que le cortará el suministro si se niega a realizar la revisión o no le enseña la acreditación para llevar a cabo estas tareas.

 

5)            Cuando el usuario tenga dudas sobre la identificación del técnico, debe contactar con la distribuidora en el número de teléfono que aparece en la factura.

6)            Cada Comunidad Autónoma fija el importe máximo a cobrar por las inspecciones, de ahí que sea importante consultar el de la Comunidad en donde se ubica la vivienda.

 

7)            Si con todo, es víctima de un delito, llame inmediatamente a la Policía: 091