Nuevas medidas de diseño ecológico para los electrodomésticos

Nuevas medidas de diseño ecológico para los electrodomésticos

En su apuesta por reducir la huella de carbono en Europa y por abaratar las facturas de energía de los consumidores europeos, la Comisión Europea ha adoptado este 1 de octubre nuevas medidas de diseño ecológico para productos como refrigeradores, lavadoras, lavavajillas o televisores. Y es que mejorar el diseño ecológico de los productos contribuye a implementar el principio de “eficiencia energética primero“, una prioridad de la Unión de la Energía de la UE.

Por primera vez, las medidas incluyen requisitos de reparabilidad reciclabilidad, contribuyendo así a los objetivos de la economía circular al mejorar la vida útil, el mantenimiento, la reutilización, la actualización, la reciclabilidad y el manejo de residuos de los electrodomésticos. “Ya sea fomentando la reparabilidad o mejorando el consumo de agua, el diseño ecológico inteligente nos hace usar nuestros recursos de manera más eficiente, con claros beneficios económicos y ambientales”, ha indicado el vicepresidente de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad de la Comisión Europea, Jyrki Katainen.

También el comisario europeo de Acción Climática y Energía, Miguel Arias Cañete, incide en el los beneficios del nuevo diseño. “Junto con etiquetas energéticas más inteligentes, nuestras medidas de diseño ecológico pueden ahorrar mucho dinero a los consumidores europeos y ayudar a la UE a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero”, y en este sentido, “El diseño ecológico es un elemento clave en la lucha contra el cambio climático y una contribución directa al cumplimiento de los objetivos establecidos en el Acuerdo de París. A medida que avanzamos hacia nuestro objetivo a largo plazo de una UE totalmente descarbonizada para 2050, nuestra estrategia de eficiencia energética y diseño ecológico será cada vez más importante”.

Ahorro energético y reducción de emisiones
En concreto, la Comisión estima que estas medidas, junto con las etiquetas energéticas adoptadas el 11 de marzo, generarán 167 TWh de ahorro energético final por año para 2030. Esto es equivalente al consumo anual de energía de Dinamarca y corresponde a una reducción de más de 46 millones de toneladas de CO2 equivalente. Estas medidas pueden ahorrar a los hogares europeos un promedio de 150 euros anuales.

Estos ahorros se suman a los alcanzados por los requisitos existentes de diseño ecológico y etiqueta energética, que se espera que generen un ahorro de energía anual de alrededor de 150 Mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo) para 2020, aproximadamente equivalente al consumo anual de energía primaria de Italia. Para los consumidores, esto ya significa un ahorro promedio de hasta 285 euros anuales en sus facturas de energía domésticas.

Los Reglamentos de implementación de diseño ecológico, que entrarán en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, establecen la eficiencia energética y otros requisitos para los siguientes grupos de productos: refrigeradores; lavadoras; Lavaplatos; pantallas electrónicas (incluidos televisores); fuentes de luz y engranajes de control separados; fuentes de alimentación externas; motor eléctrico; refrigeradores con función de venta directa (por ejemplo, refrigeradores en supermercados, máquinas expendedoras de bebidas frías); transformadores de poder; y equipos de soldadura.

 

Publicar un Comentario