Rehabilitación de edificios: reto social y oportunidad para los instaladores

Rehabilitación de edificios: reto social y oportunidad para los instaladores

La rehabilitación de viviendas es uno de los retos que tenemos como país, con el acento puesto en la reducción del gasto energético. Ahora, los fondos europeos Next Generation, que ya han empezado a llegar a España, van a permitir fomentar esta actividad, generando oportunidades para las empresas instaladores, tanto del sector térmico como eléctrico.

Sobre ’Rehabilitación residencial y de viviendas’ versó una de las conferencias que se desarrollaron en el marco de Cofian 2021 (Sevilla 6 y 7 de octubre) que corrió a cargo de Alicia Martínez, Secretaria General de Vivienda de la Junta de Andalucía. La ponencia se celebró el 6 de octubre, “un día que no podía ser más oportuno”, señaló Martínez, ya que coincidió con la publicación en el BOE del Real Decreto de 5 de octubre aprobado por el Gobierno en el que se recogen medidas urgentes para impulsar la actividad de rehabilitación edificatoria en el contexto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, implementando así parte de los fondos Next Generation que han llegado desde Europa.

Como explicó la secretaria general de Vivienda, este plan destina un total de 3.420 millones para la rehabilitación de viviendas, que serán repartidos entre todas las comunidades autónomas -de los cuales, a Andalucía le corresponden 200 millones-; a los que se suman otros 1.000 millones para la construcción de viviendas en alquiler social en edificios energéticamente eficientes. En conjunto, son 4.420 millones a nivel nacional, de los que 450 millones se contabilizan a través de beneficios fiscales.

Con un parque público de 84.000 viviendas, la comunidad de Andalucía, recordaba Martínez con anterioridad, puso en marcha en 2019 una estrategia pionera de rehabilitación mediante la delimitación de áreas (8 en Cádiz y 11 en el resto de Andalucía) en la que se concentra la intensidad de las ayudas a esta materia y que está favoreciendo a barriadas y comunidades de propietarios que necesitaban estas subvenciones para rehabilitar los edificios. “Hemos incorporado a los propietarios privados a estas ayudas, lo que es un salto importante”, afirmó la secretaria de Vivienda.

 

Seis programas para financiar la rehabilitación

Ahora, con los fondos Next Generation “se inicia un punto de inflexión para las comunidades autónomas, ya que tenemos a disposición un plan que permite la reactivación económica, y que tiene como objetivo fundamental buscar la transformación de las viviendas hacia espacios más eficientes”, explicó Alicia Martínez. Y recordó que “hay que cumplir los objeticos de la agenda 2030 y rebajar las emisiones CO2”, y para ello, “hay que rehabilitar eficientemente el sector residencial, un sector muy importante de consumo y emisiones”.

Tras precisar que el plan contempla «subvenciones a la reducción del consumo de energía primaria no renovable” y que “en función del ahorro se obtendrán más o menos incentivos”, Martínez desgranó los seis programas destinados a financiar las actuaciones de rehabilitación que recoge el decreto aprobado por el Gobierno, cuyas actuaciones finalizarán en julio de 2026 y “requerirá de una hoja de ruta para no desaprovechar ni un euro”, refiriéndose a las actuaciones que se desarrollarán en Andalucía.

El primer programa, destinado a los Ayuntamientos, incluye ayudas a las actuaciones de rehabilitación a nivel de barrio, a actuaciones en edificios y viviendas. Asimismo, se incorporan reurbanización o adaptación de espacios urbanos en entornos previamente delimitados, siempre que se mejore la eficiencia energética, lo que se controlará a través de los certificados energéticos.

El apoyo a las oficinas de rehabilitación forma parte del segundo programa, con el que se pretende establecer una red de oficinas que tiene que ser “un altavoz, una oportunidad para transformar el sector residencial y las empresas de la construcción y para concienciar a los ciudadanos sobre la importancia del ahorro en las viviendas y ante los precios de la electricidad”.

El tercero de los programa es de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio y va destinado a comunidades de propietarios. Subvenciona obras de rehabilitación en las que se obtenga una mejora acreditada de la eficiencia energética. Para ahorros de más del 60%, las subvenciones pueden alcanzar hasta el 80%. “Aquí el reto es convencer a los ciudadanos de que la rehabilitación merece la pena”

Siguiendo con los programas, la Secretaria de Vivienda se centró en el cuarto, que fomenta la mejora de la eficiencia energética de viviendas, en este caso unifamiliares, constituidas como domicilio habitual y permanente de sus propietarios. Se trata de actuaciones más básicas para reducción de la demanda energética, que se logra con el cambio de ventanas, o la sustitución de equipos de calefacción y refrigeración o la instalación de placas solares.

Los últimos programas ofrecen subvenciones a los profesionales que firman el libro para la rehabilitación del edificio, en tanto que una guía de lo que éste necesita para cumplir con los requisitos de eficiencia y habitabilidad; y a la construcción de viviendas en alquiler social en edificios energéticamente eficientes.

“Seremos capaces de gestionar los fondos Next Generation si todos los actores nos ponemos a trabajar conjuntamente”, afirmó Alicia Martínez y añadió que “desde la Junta de Andalucía tenemos la obligación y el compromiso de impulsar el plan. Y estamos dispuestos a canalizar todos los recursos, en la medida de lo posible, a todos los ciudadanos”.

 

Gestores e instaladores

Por último, mencionó la Secretaria de la Junta de Andalucía el decreto aprobado en paralelo en el que se adoptan una serie de medidas para facilitar la gestión de los fondos, las reducciones fiscales y la Ley de propiedad horizontal, que tienen como objetivo que las ayudas lleguen a los destinatarios.

Entre las figuras importantes en este ambicioso plan, Martínez mencionó  a los  gestores de la rehabilitación, “que se encargarán de gestionar las ayudas ante la Administración y tendrán un gran protagonismo, ya que serán los que animarán a logra una mejor eficacia” y a las empresas constructoras “que prestan servicio en materia de instalaciones y contribuyen a mejorar la eficiencia energética, y las empresas instaladoras, que son muy importantes para lograr la eficiencia de las instalaciones”.

“Son objetivos muy ambiciosos los que se plantean a nivel nacional y nos exigen que cumplamos en Andalucía”, donde un total de 27.000 actuaciones en rehabilitación se tienen que comprometer y justificar a través de este plan, señaló la responsable de Vivienda. “Tenemos un reto muy importante por delante. Debemos garantizar que las ayudas lleguen, transformen el sector y mejoren el sector residencial de edificios, y para ello contamos con vosotros”, concluyó Alicia Martínez, dirigiéndose a los profesionales presentes en la sala.