Veinte medidas para fomentar la rehabilitación energética de los edificios

Veinte medidas para fomentar la rehabilitación energética de los edificios

La alianza Rehabilitar el Futuro, que representa a más de un millar de empresas e instituciones de toda la cadena de valor de la rehabilitación energética,  ha propuesto a la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados una batería de veinte medidas para activar la rehabilitación energética de edificios y aprovechar su potencial como motor de la recuperación económica y de la lucha contra el cambio climático.

Los promotores de la propuesta han publicado también un manifiesto en el que recogen las diferentes líneas de actuación para impulsar un sector que, según la Estrategia a Largo Plazo para la Rehabilitación Energética del Sector de la Edificación en España (ERESEE 2020), enviada recientemente por el Gobierno a Bruselas, podría generar hasta 88.000 empleos anuales.

En concreto, esta alianza promovida por Greenward Partners, Anese, A3e y GBCe, propone al Gobierno desarrollar 20 propuestas encabezadas por el reconocimiento de la eficiencia energética de los edificios como un interés general prioritario, al considerar que ésta es la primera  fuente de energía sostenible en el mundo y que un 30% de dicho potencial se esconde en los edificios, que son, además, los elementos que más contribuyen al calentamiento del planeta y a la contaminación, ya que son responsables del 40% del consumo de energía final y de un tercio de las emisiones de CO2.

Las propuestas de Rehabilitar el Futuro incluyen, entre otras,  medidas fiscales, administrativas, financieras y de certificación y seguimiento,  en un marco de colaboración público-privada, con el objetivo de maximizar la contribución de la rehabilitación energética a la recuperación económica y a la lucha contra el cambio climático, con el mínimo impacto en las cuentas públicas, y favoreciendo los esquemas de autofinanciación a través de los ahorros energéticos.

Edificios ineficientes

En España, el 80% de los edificios es ineficiente en términos energéticos (certificación energética E, F o G). Asimismo, más de la mitad del parque edificatorio tiene más de 40 años y es anterior a la introducción de cualquier normativa en materia de aislamiento energético. Ahora, que nuestro país cuenta con la voluntad política, la tecnología, el tejido empresarial y los recursos privados para cubrir las necesidades de financiación que los fondos públicos no pueden cubrir, como recoge  el texto de  la propuesta, “ tenemos la oportunidad de aprovechar el potencial de la rehabilitación energética para afrontar de forma unida estos dos grandes retos a los que nos enfrentamos: la recuperación económica tras la pandemia y la lucha contra la emergencia climática”.

En este sentido, el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica remitido por el  Gobierno al Congreso de los Diputados es “ambicioso en sus objetivos” y eleva hasta un mínimo del 35% el ahorro en el consumo de energías primarias que se tiene que producir por la aplicación de medidas de mejora de la eficiencia (con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria).

Rehabilitar el Futuro, aplaude  la decisión con la que las administraciones públicas están situando la lucha contra el cambio climático en el centro de sus políticas, pero considera que una vez establecidos los objetivos, es necesario el desarrollo urgente de las políticas e instrumentos efectivos que permitan alcanzarlos. “Es hora de pasar de la emergencia climática a la emergencia legislativa; de las palabras y compromisos, a los hechos y los medios”, afirma el comunicado.

 

Políticas favorables a la rehabilitación

Entre las políticas encaminadas al desarrollo de la rehabilitación energética de los edificios (residenciales y terciarios),  dado los efectos positivos inmediatos que esta actividad generaría en la economía, la plataforma destaca la  Estrategia a Largo Plazo para la Rehabilitación Energética del Sector de la Edificación en España (ERESEE 2020) que el Gobierno remitió la semana pasada a la Comisión Europea. En este texto se estima que la  intervención en la envolvente térmica de 1,2 millones de viviendas y en las instalaciones térmicas de 3,85 millones movilizaría entre 2021 y 2030 una inversión de 27.112 millones de euros, de los que únicamente el 27% procedería de fondos públicos.

Estas  actuaciones generarían entre 33.000 y 88.000 puestos de trabajo al año (51.200 empleos de media anual entre 2021 y 2030),  y representaría un aumento adicional del 0,44% sobre el empleo previsto en 2030, con un incremento del  0,47% al PIB estimado para ese año.

Asimismo, la estrategia calcula un ahorro de 7.206 millones de euros en la factura energética de los hogares; un impacto positivo en las cuentas públicas y un aumento en la renta disponible de los hogares en todos los tramos de renta, con una incidencia sensiblemente superior en los tramos más bajos.

La estrategia estima también como escenario base un ahorro en el consumo de energía final de los edificios de uso terciario de 47.395 GWh (un 35,94%) para el periodo 2020-2050(un 12,9%, de 2020 a 2030; un 20,1%, de 2030 a 2040, y un 7,9% de 2040 a 2050) que se conseguirían con  intervenciones en la envolvente térmica, las instalaciones térmicas y las de iluminación.

Por otra parte, la rehabilitación constituye una herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad y de pobreza energética, como ha señalado la Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo en su informe

Rehabilitar Futuro se refiere también a la política de recuperación económica de la Unión Europea, que  la Comisión Europea ha llamado una “oleada de renovación inmobiliaria”, con un presupuesto de inversión anual de 250.000 millones de euros, que será cubierto en una quinta parte con financiación pública a través de fondos estructurales y del Banco Europeo de Inversiones, y el resto, supuestamente con financiación privada.

En opinión de Fernando de Roda, managing partner de Greenward Partners, “es urgente que el Gobierno ponga en marcha los mecanismos para poder aprovechar esta oleada de inversión y no perder esta oportunidad. La redacción y aprobación de un real decreto, que elimine las distintas barreras normativas a las que se enfrenta la rehabilitación energética, está justificada por la emergencia con la que debemos actuar, como se ha hecho para impulsar y ordenar el despliegue de las energías renovables”.

Desde que se puso en marcha el pasado mes de junio, se han adherido a la plataforma Rehabilitar el Futuro un total de dieciocho entidades del sector (asociaciones sectoriales, empresas inmobiliarias, constructoras y empresas de rehabilitación, instituciones financieras, centros de investigación y think tanks, ingenierías, empresas de servicios energéticos, fabricantes de equipos y materiales, entre otros), que aglutinan a un millar de entidades del sector de la eficiencia energética en la construcción y rehabilitación de edificios.

 

Publicar un Comentario