Andalucía activa la solicitud de ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos

Andalucía activa la solicitud de ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos

En Andalucía ya está activa desde este miércoles la ventanilla telemática de solicitud de incentivos para adquirir vehículos de energías alternativas, como motos, cuatriciclos, turismos, autobuses, furgonetas y camiones. La Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, ha abierto esta línea de ayudas, dotada con 6 millones de euros y que se enmarca dentro del Programa Moves II, que cuenta con un presupuesto total de 17 millones de euros para mejorar energéticamente el transporte andaluz.

La Agencia Andaluza de la Energía abrirá el próximo 24 de noviembre la ventanilla online para las otras tres actuaciones inscritas en el Programa de Movilidad eficiente y sostenible Moves II, relativas a infraestructuras de recarga, sistemas de bicicletas eléctricas y otras medidas de movilidad sostenible.

La actual línea compete a particulares y entidades públicas que adquieran un turismo eléctrico, con una autonomía mayor de 90 kilómetros, que podrán optar a  un incentivo de 5.500 euros si aportan un vehículo para achatarrar, aunque la novedad de esta segunda edición del programa admite esta opción como optativa. De todas formas, si no se acredita ese vehículo para achatarrar, el incentivo se queda en los 4.000 euros.

Además, los ciudadanos que hayan adquirido su vehículo a partir del 18 de junio también pueden recibir esta ayuda, siempre y cuando el establecimiento que les vendió el vehículo presente la solicitud de incentivo del vehículo previamente adquirido cumpliendo los requisitos establecidos en el Real Decreto que le son de aplicación. Una pyme recibirá 4.000 euros entregando un vehículo para el achatarramiento (2.920 si no aporta ningún vehículo); y una gran empresa percibirá 3.000 euros en el primer caso y 2.190 euros si no aporta un vehículo.

Para otros vehículos eficientes (híbridos enchufables –PHEV, de autonomía extendida –REEV-, eléctricos puros (BEV), de pila de combustible –hidrógeno- o camiones de gas) los incentivos oscilan entre los 600 y los 15.000 euros. 600 euros en el caso de cuadriciclos ligeros eléctricos puros, 750 euros para motocicletas (700 para gran empresa) y 6.000 euros si una pyme adquiere furgones o camiones ligeros N2 y autobuses o autocares M2 (5.000 euros en el caso de gran empresa). Llegará hasta un incentivo de 15.000 euros si los beneficiarios eligen camiones N3 o autobuses M3 enchufables o de pila de combustible.

La adquisición de todos estos vehículos puede ser de forma directa o por medio de operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting. Asimismo, los fabricantes o puntos de venta deben realizar un descuento mínimo de 1.000 euros para turismos y furgonetas.

Para facilitar al máximo posible la solicitud de estas ayudas, los beneficiarios cuentan con el apoyo de las empresas adheridas (concesionarios, puntos de venta, fabricantes, importadores, entidades de renting), cuyo listado puede encontrarse en la web de la Agencia Andaluza de la Energía. Éstas son las encargadas de suministrar el bien o servicio objeto de la ayuda y de realizar todos los trámites relacionados con la solicitud, gestión y justificación de los incentivos en nombre de los clientes.

Ayudas para infraestructuras de recarga

A partir del 24 de noviembre, con un límite de 100.000 euros por destinatario, las empresas podrán solicitar una ayuda del 30% de la inversión que realicen para instalar infraestructura de recarga de vehículos eléctricos (públicos y privados). El resto (particulares y entidades locales), recibirán un 40% y, en el caso de las comunidades de propietarios, también será subvencionable la preinstalación eléctrica para la recarga de vehículos. Los sistemas de recarga de baterías para vehículos eléctricos también podrán recibir ayudas en la modalidad de adquisición directa. Esta medida (actuación 2) cuenta con un presupuesto de 8,6 millones de euros.

También hay reservados fondos para sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas, públicos o restringidos al ámbito de empresas o polígonos industriales, y para apoyar a las entidades públicas en la adaptación de sus ciudades para promover los desplazamientos individuales, una distribución urbana de mercancías más sostenible y el refuerzo del servicio de transporte público para volver a ganar la confianza de los usuarios, tras los requisitos exigidos por la pandemia de la Covid-19; así como a apoyar a los autónomos y empresas a incluir actuaciones de movilidad sostenible en el acceso a los centros de trabajo o de actividad. Las ayudas para esta actuación oscilan entre el 40%, para entidades con actividad comercial o mercantil, y el 50% para el resto, con un máximo de 425.000 euros por beneficiario.

Publicar un Comentario