Bruselas aprueba al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el instrumento clave del Plan Europeo de Recuperación

Bruselas aprueba al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el instrumento clave del Plan Europeo de Recuperación

El Parlamento europeo ha aprobado el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, diseñado para ayudar a los países de la Unión a hacer frente a los efectos de la pandemia, que contará con unos 672.500 millones de euros destinados a subvenciones y préstamos para financiar medidas nacionales encaminadas a mitigar las consecuencias económicas y sociales derivadas del coronavirus.

El Reglamento relativo a los objetivos, la financiación y las normas para acceder al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia fue aprobado por 582 votos a favor, 40 votos en contra y 69 abstenciones. Se trata del pilar más importante del instrumento de recuperación Next Generation EU, dotado con 750 000 millones de euros.

De esta forma, los proyectos iniciados a partir del 1 de febrero de 2020 podrán recibir fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Las ayudas estarán disponibles durante tres años y los gobiernos de la UE podrán solicitar hasta un 13% de prefinanciación para sus planes de recuperación y resiliencia.

Transición ecológica  y digital

Los planes nacionales de recuperación y resiliencia deben centrarse en ámbitos políticos clave de la UE, para poder recibir financiación, como la transición ecológica, incluida la biodiversidad, la transformación digital, la cohesión económica y la competitividad, y la cohesión social y territorial. También podrán obtener dinero los planes que aborden la capacidad de reacción de las instituciones y las formas de prepararlas mejor frente a las crisis, así como las políticas en favor de los niños y los jóvenes, incluidas la educación y el desarrollo de capacidades.

Los planes deberán destinar al menos el 37% de su presupuesto al clima y el 20% a acciones digitales. Deberán tener un impacto duradero tanto en términos sociales como económicos e incluir reformas globales, así como un sólido paquete de inversiones. Además, no deberán perjudicar significativamente los objetivos medioambientales.

Solo los Estados miembros que se comprometan a respetar el Estado de derecho y los valores fundamentales de la Unión Europea podrán recibir fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, según se estipula en el Reglamento.

En cuanto al seguimiento de la aplicación del MRR, será una tarea de la Comisión Europea. El Parlamento puede pedirle que comparezca cada dos meses ante sus comisiones pertinentes para debatir sobre el estado de la recuperación en la UE y la manera en que los Estados miembros están aplicando las metas y los objetivos. La Comisión también pondrá a disposición de los Estados miembros un sistema integrado de información y seguimiento para proporcionar información comparable sobre cómo se están utilizando los fondos.

Economías verdes

Como ha destacado el eurodiputado Siegfried Muresan (PPE, Rumanía), el  dinero irá a las personas y las regiones afectadas por la pandemia, para ayudarles a superar la crisis y reforzarse ante desafíos futuros, al tiempo que “contribuirá a modernizar nuestras economías, hacerlas más limpias y verdes”. Y ha puntualizado que “los fondos no podrán utilizarse para gasto presupuestario ordinario, sino para inversión y reformas”.

En esta misma línea, la española Eider Gardiazabal Rubial, del partido socialista, concretó los dos objetivos claros del mecanismo recién aprobado: “a corto plazo, la recuperación; a largo plazo, impulsar el cambio y el progreso para alcanzar nuestras metas digitales y climáticas”. De esta forma “nos aseguraremos de que las medidas alivian la pobreza y el desempleo, teniendo además en cuenta la dimensión de género de la crisis. Las ayudas también servirán para reforzar los sistemas sanitarios”, ha añadido.

Una vez aprobado formalmente por el Consejo, el Reglamento entrará en vigor un día después de su publicación en Diario Oficial de la UE.