Campaña de ahorro y eficiencia energética para a mujeres víctimas de violencia de género

Campaña de ahorro y eficiencia energética para a mujeres víctimas de violencia de género

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible, puso en marcha ayer, coincidiendo con el Día Mundial del Ahorro de Energía, una campaña pionera en impulsar el ahorro y eficiencia energética entre mujeres víctimas de violencia de género.

La campaña consiste en la entrega de un práctico kit y una guía de eficiencia y ahorro energético en el hogar que va destinado a la prevención de la pobreza energética entre mujeres que están viviendo situaciones tan traumáticas.

En un acto que ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Camarena, y en el que han participado la presencia de la alcaldesa de la localidad, María del Rosario García Saco; la delegada provincial de Igualdad en Toledo, Nuria Cogolludo, y de las trabajadoras del Centro de la Mujer de la localidad Ramón Lara, se ha detallado que la iniciativa es un proyecto piloto consistente en la entrega de un 45 kits de ahorro energético y de una práctica guía orienta sobre su correcto uso que serán entregados a mujeres víctimas de violencia de género, que van a ser seleccionadas en colaboración con los Centros de la Mujer de Castilla-La Mancha, y que deberán dar su conformidad para participar en esta campaña pionera.

Gestores energéticos sociales

Cogolludo detalló que “se han formado a 15 personas técnicas de consumo para que se conviertan en gestores energéticos sociales y asesoren a través de los servicios de consumo a las mujeres que se lo requieran, con el objetivo de empoderarlas en materia de eficiencia energética”.

 Por su parte, Ramón Lara comentó que esos profesionales desempeñarán un papel básico en este proyecto piloto “al sensibilizar a las destinatarias en hábitos de consumo energético con la utilización adecuada de los elementos que lo componen”.

Esta formación es posible gracias al trabajo conjunto de la Junta de Comunidades y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que se ha fijado el reto de constituir una red de puntos de información al consumidor energético (puntos PICE), que se gestionarán a través de las OMIC y de los servicios de consumo provinciales. “Los objetivos”, aseguró Lara, son “mejorar el confort y el bienestar de hogares en situación de vulnerabilidad energética; incrementar el conocimiento acerca del ahorro, la eficiencia y el consumo, además de reducir costes en la factura de la luz”.

Protección contra la vulnerabilidad

Todas estas actuaciones, según el director general, se enmarcan normativamente en Ley 3/19, de 22 de marzo, del Estatuto de las Personas Consumidoras en Castilla- La Mancha, que determina “establecer medidas encaminadas a la protección frente a la vulnerabilidad y la pobreza energética, a la vez que insta las personas consumidoras a asumir responsabilidades en cuando a la utilización de recursos energéticos, sostenibles y renovables”.

En suma, la campaña impulsada y gestionada por el Ejecutivo de Castilla-La Mancha se enmarca en el programa de asistencia y acompañamiento de mujeres víctimas de violencia de género en materia de prevención de la pobreza energética, contando con el apoyo económico de los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género en el ámbito de la Agenda 2030 y el Consumo.

 

Publicar un Comentario