CERE, acreditada por ENAC para la nueva norma técnica española de conexión a la red

CERE, acreditada por ENAC para la nueva norma técnica española de conexión a la red

CERE (Certification Entity for Renewable Energies ) se ha alzado con la primera acreditación concedida por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación), conforme a la UNE-EN ISO/IEC 17065, para la certificación de componentes y plantas, de acuerdo a la Norma Técnica de Supervisión elaborada por Red Eléctrica de España (REE) y los Gestores de las Redes de Distribución.

En concreto, la acreditación de CERE incluye la certificación del cumplimiento de requisitos incluidos en la norma para inversores y controladores de planta, así como la capacidad para certificar la validación del modelo de unidades de generación de energía y de los controladores de planta; y la  emisión de los certificados finales de parques eólicos o fotovoltaicos.

Esta norma española de conexión a la web permite evaluar la conformidad de los módulos de acuerdo al Reglamento (UE) 2016/6312016/631, que establece los requisitos técnicos mínimos en cuanto a calidad de energía que deben cumplir las nuevas instalaciones con el objeto de garantizar la seguridad del sistema eléctrico europeo, la integración de renovables, y facilitar el comercio de electricidad en la UE. El documento permite armonizar en España la evaluación de los requisitos de conexión a la red para los generadores y se establecen de forma clara los agentes que deben intervenir en la evaluación de estos requisitos, entre los que se incluye a evaluadores de conformidad para los que se exige la acreditación por ENAC o equivalente.

Con esta nueva acreditación, el mercado español tiene a su disposición tanto laboratorios de ensayo acreditados para las pruebas y simulaciones, como entidades de certificación de producto acreditada para componentes y plantas.

Garantía de seguridad de suministros

Los servicios acreditados dan respuesta a las  necesidades de  la sociedad seguridad y la calidad de los suministros energéticos, y al aumento de las exigencias en materia de evaluación y control en este sector. Aportan confianza a las administraciones, las empresas y los consumidores en la seguridad y la calidad de los procesos de generación, transporte, distribución y comercialización de energía procedente tanto de fuentes renovables (eólica, solar, biomasa …) como no renovables (carbón, petróleo, gas natural y nuclear).  Y es que las entidades acreditadas han tenido que demostrar que disponen de la  necesaria competencia técnica y la capacidad de proporcionar servicios de ensayo, inspección, certificación y verificación, entre otros, adecuado a las necesidades de sus clientes, tras superar un proceso de evaluación riguroso, transparente y con plena aceptación internacional: el proceso de acreditación de ENAC.

 

 

Publicar un Comentario