‘Compromiso para garantizar la continuidad de las empresas’, por Luis Collado

‘Compromiso para garantizar la continuidad de las empresas’, por Luis Collado

Luis Collado. Presidente de AECIM

 

El Covid-19 ha sumido a la sociedad en una crisis mundial sanitaria y económica sin precedentes y con efectos a menudo desconocidos. La incertidumbre de la situación está pasando sin duda factura a las empresas que, desde que comenzó la crisis, se están viendo obligadas a paralizar su actividad y a tomar medidas extraordinarias para adaptarse y evitar la propagación del virus.

El punto de partida de esta situación debe buscarse en la aplicación del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Ya entonces muchas de nuestras compañías asociadas nos presentaron dudas sobre la posibilidad de continuar su actividad con normalidad, acerca de plazos de obligaciones establecidas en reglamentación industrial o relacionadas con medidas concretas de actuación para pequeño o gran comercio.

Barómetro del sector

De acuerdo a los datos de una encuesta que hemos realizado en AECIM para medir el impacto del Covid-19 en las empresas del sector metal durante las primeras dos semanas del estado de alarma, un 97% de las compañías vio reducida su actividad productiva. Concretamente, un 44% de las consultadas confirma que la caída de la producción y la facturación descendieron en más de un 50% en la primera quincena de aplicación de dicho real decreto, mientras que el 19% asevera haber cesado la actividad en este periodo.

El barómetro realizado apuntó entonces a la caída de los pedidos, las carencias de suministros y la falta de recursos para garantizar la correcta protección de los trabajadores, como los principales causantes de la disminución productiva.

A esto se sumó la entrada en vigor del Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, que, con el fin de reforzar el confinamiento y evitar los contagios, determinó qué actividades se consideran esenciales y trajo consigo un nuevo escenario de dudas entre las empresas de nuestro sector, motivadas por la falta de concreción y por la amplia casuística de las pymes que lo conforman.

Más implicados que nunca

Desde AECIM estamos más implicados que nunca, por lo que hemos establecido un puente de información permanente con las administraciones, tanto locales como nacionales, así como con el resto de organizaciones empresariales para hacer llegar a todas las empresas asociadas la información de todos los acontecimientos, acuerdos y comunicados de esta crisis de la manera más rápida y eficaz.

En este sentido, nos encontramos asesorando a las empresas afectadas con el fin de que puedan gestionar las solicitudes de ayudas oportunas, como las previstas en el Real Decreto Ley 8/2020 de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19, donde se estableció una dotación de hasta 100.000 millones de euros destinados a Línea de Avales para empresas y autónomos.

En este mismo RDL, se recogía el derecho de adaptación del horario y reducción de jornada, junto a Medidas excepcionales en relación con los procedimientos de suspensión de contratos.

De acuerdo a la evaluación interna de AECIM sobre la situación de las compañías, un 60% de estas está aplicando esta modalidad de ERTES. Desde la asociación hemos puesto en marcha un servicio específico para la gestión de estos expedientes de regulación temporal de empleo, con el fin de orientar a nuestras asociadas sobre el proceso a seguir en base a sus necesidades.

“La Administración no debe hacer oídos sordos a las demandas de las asociaciones empresariales, somos interlocutores que conocemos las necesidades de las empresas”

Con todo, en un momento así los agentes sociales se han erigido como imprescindibles portavoces del sector. Las asociaciones empresariales brindamos a diario soporte de información y soluciones compartidas a miles de pymes en un estado de confusión e inseguridad. Resulta por tanto imprescindible que la Administración escuche las demandas que les hacemos llegar como conocedores del tejido empresarial, con el fin de evitar una mayor debacle económica y de poner en marcha actuaciones basadas en situación real de las compañías.

Medidas directas y sencillas

Así, desde AECIM consideramos que las medidas adoptadas por el Gobierno de España no son una base sólida para garantizar la continuidad de las empresas y una recuperación rápida, ya que no protegen suficientemente el elemento esencial que puede garantizarla: la liquidez de las empresas.

Con este fin valoramos como prioritarias varias medidas directas y sencillas que sirvan como base de para conseguir una recuperación económica sólida y eficiente:

  • Mayor agilidad y seguridad jurídica en la tramitación de ERTES por causa de fuerza mayor
  • No tener la obligación de mantenimiento de plantilla en los 6 meses siguientes al ERTE
  • Exención de las cuotas de la Seguridad Social, tanto de empresas como de autónomos durante el período de alerta para todas las empresas afectadas por el mismo.
  • Líneas de crédito avaladas por la administracion, de concesión automática hasta un importe de 250.000€ por empresa o autónomo
  • Moratoria tributaria: aplazamiento del pago de impuestos para todas las empresas durante 6 meses tras la finalización del estado de alerta.
  • Agilización del pago por parte de las Administraciones Públicas a sus proveedores evitando la morosidad de las administraciones al máximo.
  • Sustituir las retenciones en concursos y obras, como garantías, por avales
  • Anticipar la devolución del IVA por parte de la agencia tributaria a las empresas instaladoras o facilitar la negociación bancaria de la misma sin coste.
  • Promulgación de un Decreto-Ley que obligue a todas las empresas cotizadas, al menos, a cumplir la Ley de Pagos 15/2010 de pago máximo a los 60 días.

El incumplimiento de estos puntos nos llevara al cierre de multitud de empresas y a romper la cadena de pagos entre compañías, lo que significa la pérdida del tejido empresarial y sus puestos de trabajo.

Evitar el endeudamiento futuro

No olvidemos que TODOS somos proveedores, a la vez que clientes, si retrasamos los pagos estamos invitando a nuestros clientes a hacer lo mismo con nosotros: una catástrofe financiera.

Todos estos puntos están orientados a conseguir poner en circulación dinero nuevo para que llegue a las pymes y no suponga el endeudamiento futuro de las citadas empresas.

Ya está bien de paños calientes y de que paguemos los pequeños empresarios, los autonómos y los trabajadores los desaciertos de los gobernantes.

“Ya está bien de paños calientes y de que paguemos los pequeños empresarios, los autonómos y los trabajadores los desaciertos de los gobernantes”

Con los puntos anteriores, sin contar con los créditos, solo con la disminución de los plazos de pago por las empresas cotizadas y la administracion, la devolución rápida de IVA y la sustitución de las retenciones por avales llegarían al mercado de las pymes más de 210.000 millones de euros (es el cumplimiento de la ley de pagos de 2010)

El compromiso con la superación de esta crisis es de toda la Nación, compromiso que debe liderarse y ejemplificarse desde el Gobierno con acciones que permitan sobrevivir a miles de pequeñas empresas sobre las que asentará la recuperación de nuestra economía.

En AECIM estamos convencidos de que, con el sentido de la responsabilidad, el esfuerzo y la solidaridad de todos, lograremos frenar esta pandemia y no solo recuperaremos nuestra actividad, sino que lo haremos con mayor crecimiento en 2021.

 

Publicar un Comentario