Las claves de un Plan Moves 2020, que incrementa en 100 millones las ayudas a la movilidad eléctrica

Las claves de un Plan Moves 2020, que incrementa en 100 millones las ayudas a la movilidad eléctrica

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó este lunes, ante medios y entidades del sector, un ambicioso programa que, denominado “Plan de Impulso a la cadena de valor de la Industria de la Automoción, hacia una movilidad Sostenible y Conectada”, se ha desarrollado contando con el consenso y apoyo de sindicatos y las principales asociaciones de la industria de la automoción.

El objetivo es impulsar la actividad de este importante sector y, al mismo tiempo, acelerar la reducción de emisiones del parque automovilístico español, al tiempo que facilita la sustitución de vehículos antiguos y contaminantes por vehículos más limpios e impulsar la competitividad de las empresas y autónomos de nuestro país a partir de los ahorros en combustible que supone la renovación de su flota. Con todo, el Plan incluye medidas para la renovación del parque de vehículos por importe de 450 millones de euros.

También se activa la tan esperada edición 2020 del Programa de impulso a la movilidad eléctrica y sostenible (Plan Moves), que contará con un presupuesto de 100 millones de euros destinados a ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas (incluyendo vehículos eléctricos y vehículos de transporte pesado de mercancías con gas natural), el despliegue de infraestructura de recarga de vehículo eléctrico, sistemas de bicicleta eléctrica compartida, y medidas orientadas a alcanzar una movilidad eficiente y segura.

Con la previsión de que cada millón de euros destinado al plan Moves suponga la generación de entre 3,6 y 4,1 millones de euros adicionales al PIB nacional y un aumento de los ingresos fiscales de entre 1,5 y 1,6 millones de euros, este programa estará gestionado conjuntamente con las Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus competencias.

Así mismo, se pone en marcha el Programa de renovación del parque, dotado con otros 250 millones de euros y que tiene por objetivo la sustitución de los vehículos más antiguos por modelos más limpios y más seguros, mediante un programa de renovación que incorpora criterios ambientales. De hecho, aplicando el criterio de neutralidad tecnológica, este programa incentiva la sustitución de vehículos contaminantes en circulación por vehículos Cero o de bajas emisiones, aplicándose tanto a turismos y vehículos comerciales ligeros, como a vehículos industriales pesados y autobuses.

La renovación del parque de vehículos también incluye la renovación de la flota de vehículos de la Administración General del Estado por vehículos con etiqueta Cero y el despliegue de infraestructura de recarga de vehículo eléctrico.

Las claves del Plan Moves 2020

Con una dotación que dobla al presupuesto de la anterior edición, pasando de 45 a los 100 millones actuales, las ayudas se destinarán a la adquisición de vehículos eléctricos y a la infraestructura de de puntos de recarga para los mismos, con el añadido de que en esta edición los ayuntamientos podrán emplear las ayudas a realizar adaptaciones rápidas ante las nuevas necesidades que surgen en torno a la movilidad, como con versión de carriles convencionales en espacios peatonales o carriles bici o, incluso, el alquiler de bicicletas.

Especialmente significativas son las ayudas directas que contempla el plan para la compra de coches eléctricos o híbridos enchufables con más de 90 km de autonomía. En este caso, el Gobierno concede unos 5.500 euros para la adquisición y financiará la instalación de puntos de recarga. La condición que se pone es que se achatarre un vehículo con al menos siete años de antigüedad. En caso contrario, la ayuda sería de 4.000 euros.

También si la autonomía de esos vehículos se sitúa entre los 30 y 90 km, las ayudas serían de 2.600 euros para los que decidan achatarrar un vehículo y 1.900 para quien no lo haga. En cualquier caso, el límite del precio del vehículo tendrá que estar entre los 45.000 y 53.000, en caso de que sean eléctricos de ocho plazas si el beneficiario es una administración o entidad sin ánimo de lucro.

Las furgonetas, furgones, mini buses, camiones o autobuses eléctricos puros, de hidrógeno o híbridos enchufables se contemplan también en el Plan Moves, con partidas que van desde los 3.600 euros a los 13.500, dependiendo de la clase de vehículo a adquirir. Pero, además, favorece que las empresas y administraciones puedan ofrecer soluciones de movilidad sostenible a sus trabajadores.

Se trata, en definitiva, de un plan de estímulo encaminado a profesionales autónomos, usuarios finales, comunidades de propietarios, empresas privadas, entidades locales y públicas, así como administraciones locales y autonómicas, puntualizando que estas ayudas no son compatibles con otros incentivos gestionados por otras administraciones que tengan el mismo objetivo y finalidad de impulsar la movilidad.

Declaración de principios

“El Plan que nos presenta el Gobierno es, en sí mismo, una declaración de principios y una visión clara de hacia dónde vamos, hacia dónde debemos ir y cuáles son los desafíos que tenemos por delante en automoción y movilidad”, aseguró Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE, tras presentar Sánchez el Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción, en el que fue desgranando las líneas del Plan Moves 2020 y del Programa de renovación del parque móvil.

Y todo ello en un escenario marcado por “el debate industrial, económico, de servicios públicos, de movilidad, de evolución de valores y de evolución de negocio en los próximos años en España”, destacó Pérez de Lucia, quien puso en valor la labor desarrolla tanto desde el Ministerio que lidera Teresa Ribera como desde el IDAE, entidad encargada de gestionar el plan de incentivos Moves, que ha pasado de los 65 millones anunciados en un primer momento a los 100 actuales, destinados a dar ese impulso tan necesario a la movilidad eléctrica. Pero el plan no sólo incorpora ese incremento presupuestario, sino que también elimina algunas de las barreras que se tuvieron que sortear en la edición del 2019 para la tramitación de ayudas, como es el caso del achatarramiento de los vehículos, que pasa ahora a ser opcional.

El presente y futuro corren parejos a esa transformación energética y digital de todos los sectores y que en la automoción y nueva movilidad convergen en “un vehículo eléctrico, compartido, conectado y autónomo”, deslizó el representante de AEDIVE, para quien este enfoque significa nuevas estrategias industriales, enfoques políticos innovadores y nuevos mercados emergentes que tienen que avanzar “hacia la descarbonización y donde hay una enorme oportunidad industrial tanto en el sector de la automoción, como otras industrias asociadas y que tienen su reflejo en la movilidad eléctrica”, concluyó.

 

 

Publicar un Comentario