Las matriculaciones de vehículos eléctricos salvan un año complicado con crecimientos del 44%

Las matriculaciones de vehículos eléctricos salvan un año complicado con crecimientos del 44%

Tras un año duro y complicado, que ha modificado totalmente la curva ascendente de crecimiento que mantenía la movilidad eléctrica, las matriculaciones de vehículos eléctricos puros de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) han podido finalmente plantarle cara a esa situación y han cerrado el ejercicio con un total de 35.045 unidades, lo que supone un 44,4% de crecimiento. Llama la atención en estos datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) el fuerte incremento de la movilidad eléctrica en diciembre, con ese porcentaje positivo del 127% tras registrar un total de 5.411 unidades matriculadas.

Por tipos de vehículos, en el análisis que nos presentan ambas asociaciones figuran en el primer lugar del ranking las matriculaciones de turismos eléctricos puros, que cerraron el año con crecimientos del 78,5% y un total de 17.941 unidades. En diciembre registraron 4.329 unidades matriculadas, cambiando la tendencia de meses anteriores y llegando al 341,7% más, lo que impulsa el cumplimiento de los objetivos comunitarios, orientados a que desde 2020 el mix de matriculaciones medias por fabricante no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro.

Mercado ‘cero emisiones’

Los datos de AEDIVE y GANVAM en este mercado ‘cero emisiones’ revelan la notable evolución de los híbridos enchufables, que registraron incrementos del 216% al cierre del ejercicio, situándose en las 23.587 unidades matriculadas, de las que 9 de cada 10 fueron turismos.

Pese a esta evolución tan positiva, el mercado espera que esas cifras se doblen, como mínimo, durante 2021, hasta llegar a las 70.000 unidades de eléctricos, para poder cumplir los retos de descarbonización y electrificación marcados desde Bruselas y que exigen nada menos que 250.000 unidades de eléctricos para 2023 y cinco millones para 2030. Un buen ejemplo sería, según apuntan ambas entidades, que las Administraciones Públicas aceleraran el cambio de modelo y transformación de sus flotas actuales pasándose plenamente a la movilidad sostenible.

Reenfoque del Moves

También AEDIVE y GANVAM abogan por revisar las líneas actuales que rigen en los Planes Moves y poner en marcha una estrategia estructural y eficaz de incentivos que realmente se convierta en palanca impulsora de la descarbonización. La idea es que se disponga no sólo de una dotación económica más ambiciosa para que la vigencia de estos planes tengan asegurada su continuidad en el tiempo, sino que se consiga mayor simplificación de la gestión y tramitación de ayudas al consumidor en todo el territorio nacional. De esta manera, es casi seguro que los planes tendrían mayor proyección futura de éxito y se cumplirían en su totalidad.

De hecho, tanto AEDIVE como GANVAM coinciden en que no se trata solo de impulsar la entrada de vehículos eléctricos en el parque, sino de acompañarla del necesario despliegue de la red de recarga, ”lo que exige la eliminación de las trabas administrativas que lastran el desarrollo, sobre todo, de aquellos puntos que no requieren inversión pública”.

También consideran que acelerar la necesaria electrificación del parque lleva asociado la puesta en marcha de medidas fiscales, de ahí que reclamen “la exención de las ayudas del Moves en la tributación del IRPF, pero también por soluciones directas de sencilla implantación como son la exención del IVA de la compra”, lo que, argumentan, “se alzaría como una de las armas más eficaces para acelerar la consecución de objetivos”.

Publicar un Comentario