Llega el momento de las comunidades energéticas locales: una alianza tecnológica busca impulsar su despliegue

Llega el momento de las comunidades energéticas locales: una alianza tecnológica busca impulsar su despliegue

El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) se ha aliado con cuatro grandes centros tecnológicos para impulsar el despliegue de las comunidades energéticas locales de balance neto positivo. El objetivo de esta alianza, en la que se incluyen a Cartif, Ikerlan, Aicia e ITG, es fortalecer la capacidad tecnológica y fomentar una sólida cooperación entre los cinco centros tecnológicos de excelencia que integran la red HySGrid+ para potenciar las actuaciones de este nuevo modelo energético en España.

De esta manera, ITE pasa a liderar la red HySGrid+, que se convierte en la única de excelencia con esta finalidad promovida en el marco del Programa Cervera para Centros Tecnológicos que impulsa el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). La tarea del ITE se circunscribe a la coordinación y el seguimiento de las actividades e indicadores establecidos en el plan estratégico de la red, garantizando así la capacitación de la red de centros tecnológicos en el desarrollo de las mencionadas soluciones tecnológicas, además de abarcar actuaciones orientadas a aumentar la participación de empresas españolas y, en especial, de las pymes en proyectos internacionales, así como actuaciones de divulgación y difusión.

Nuevo modelo para un balance neto positivo

Partiendo de que el balance energético positivo implica que la energía entregada por la comunidad deber ser mayor que la energía suministrada desde el exterior, añadiendo que debe proceder de fuentes renovables, la realidad conduce a una generación de energía local e intensiva basada en fuentes renovables, permitiendo gestionar de manera óptima la flexibilidad aportada por recursos energéticos como los sistemas de almacenamiento (almacenamiento estático o almacenamiento dinámico a través del vehículo eléctrico), así como un papel más activo del usuario, a través de esquemas de respuesta a la demanda o agregación de usuarios para proveer servicios de flexibilidad.

Adicionalmente, las redes de calor o redes de calefacción y refrigeración deberán basarse también en fuentes de energía disponibles localmente, renovables y bajas en carbono. De esta forma, se permitirá explotar las sinergias y complementariedades existentes entre la energía térmica y eléctrica y sus redes asociadas.

Conscientes de que la combinación segura y eficiente de todos estos factores requiere de nuevos retos y, consecuentemente, investigar en nuevas estrategias y soluciones tecnológicas que garanticen el desarrollo de comunidades locales energéticamente positivas, eficientes, renovables, seguras y fiables, esta nueva red busca identificar todos esos retos y dar con las respuestas más apropiadas. Todo ello bajo el prisma de establecer el marco regulatorio estable y seguro, planteando nuevos mecanismos de mercado que permitan a los usuarios finales de la energía, a través de las comunidades energéticas, ser protagonistas en el proceso de transición energética.

Prioridades de la red HySGrid+

La red de excelencia se ha marcado como prioridades la investigación de nuevas estrategias y soluciones tecnológicas que habiliten la planificación óptima, la explotación eficiente y el control inteligente de comunidades energéticas locales y de sus recursos, con ese objetivo final de alcanzar un balance energético positivo basado íntegramente en fuentes renovables.

Precisamente, se centrará en el diseño, desarrollo y validación de tecnologías que permitan, entre otros aspectos, diseñar comunidades energéticas locales bajo premisas de balance de energía positivo, gestionar de manera eficiente la comunidad con apoyo de recursos flexibles (sistema de almacenamiento, cargas gestionables, estaciones de recarga, etc.) para garantizar un balance neto positivo, integrar las redes térmicas y eléctricas de la comunidad facilitando el intercambio de flujos energéticos entre ambas y facilitar el intercambio de energía entre los diferentes miembros de la comunidad.

También abordará el planteamiento y estudio de nuevos modelos de negocio innovadores que potencien el despliegue de comunidades locales energéticamente positivas basados en la comercialización de servicios energéticos.

Protagonistas de una transición energética sostenible

Las comunidades energéticas se convierten en un modelo clave para alcanzar esa transición energética sostenible y justa, cuyo despliegue en las redes de distribución reportará importantes ventajas sociales y medioambientales que, no solo afectarán a la comunidad y sus miembros, sino a toda la sociedad en su conjunto, ya que favorecerán el cumplimento de los objetivos de descarbonización, mejorarán la eficiencia energética y darán mayor seguridad al suministro al ser un modelo energético que acerca la generación al consumo.

Con este nuevo modelo energético se busca promover un uso más justo, eficiente y colaborativo de la energía. En las comunidades energéticas, los miembros son sujetos activos con decisión que se organizan y colaboran entre sí para producir, auto consumir, gestionar, almacenar y vender su propia energía, así como para promover otros servicios energéticos dentro de la comunidad como por ejemplo servicios de eficiencia energética o de recarga para vehículos eléctricos.

 

Publicar un Comentario