Los ERTES y ayudas a autónomos se prolongan hasta el próximo 30 de septiembre

Los ERTES y ayudas a autónomos se prolongan hasta el próximo 30 de septiembre

Tras intensas negociaciones entre Gobierno, sindicatos y empresarios, se llegó al consenso que ha permitido aprobar en Consejo de Ministros extraordinario el Real Decreto-ley de medidas sociales de reactivación del empleo y de protección del trabajo autónomo, prorrogando hasta el 30 de septiembre los beneficios y exoneraciones de los ERTEs y las ayudas a autónomos, establecidos a causa de la crisis sanitaria y económica causada por el Covid-19.

Los integrantes de la mesa de negociación han considerado la necesidad de prolongar y mantener estas medidas para evitar la destrucción de empleo y recuperar la actividad productiva, creándose además nuevas ayudas específicas para los autónomos de temporada y para las empresas que, en caso de rebrote, tengan que cerrar algún centro de trabajo.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, agradeció la voluntad dialogante de la mesa negociadora a la hora de conjugar intereses y obtener acuerdos que benefician al conjunto de la sociedad. “El camino de la unión, el diálogo y el acuerdo es lo que demanda la ciudadanía”, apuntó Montero, para quien el diálogo social debe ser también la base para alcanzar “un gran pacto por el empleo que siente las bases de un mercado laboral dinámico, moderno y estable”.

Eficacia de los ERTEs

Montero destacó la eficacia de los ERTEs a la hora de evitar la salida directa de los trabajadores del mercado laboral -especialmente las personas más jóvenes o con contratos temporales o precarios- e incentivar la recuperación de la actividad de las empresas y, por tanto, del empleo, indicando que el beneficio de las exoneraciones será mayor si las empresas reincorporan a sus empleados que si los mantienen suspendidos de empleo.

Las empresas que se encuentran en situación de ERTE por fuerza mayor parcial se podrán beneficiar de las exoneraciones vigentes hasta el 30 septiembre, señalando que las que tengan menos de 50 trabajadores disfrutarán de una exoneración del 60% de las cotizaciones sociales de aquellos que se reincorporen en los meses de julio, agosto y septiembre, y del 35% para los trabajadores que sigan con su empleo suspendido. En el caso de empresas con más de 50 trabajadores, esas exoneraciones alcanzan el 40% para los que se activen y del 25% para los que permanezcan en suspenso.

En el caso de las empresas que se encuentran en ERTE total, se establece un periodo transitorio con exoneraciones decrecientes. Así, las de menos de 50 trabajadores, obtendrán una bonificación en las cotizaciones del 70% en julio, 60% en agosto y 35% en septiembre. A partir de 50 empleados, este porcentaje de bonificación será del 50%, 40% y 25% respectivamente.

La novedad que se incorpora es que, en caso de rebrotes, las empresas podrían recurrir a un nuevo ERTE de fuerza mayor, con exoneraciones en torno al 80% para empresas de menos de 50 trabajadores y del 60% para las de mayor plantilla.

Con carácter general, las empresas que se acojan a cualquiera de estas exoneraciones deben seguir manteniendo el empleo durante un periodo de seis meses, por lo que no podrán efectuar despidos. Continuarán sin poder beneficiarse de esta regulación las empresas radicadas en paraísos fiscales.

Por su parte, los trabajadores afectados por un ERTE derivado del Covid-19 no tienen que acreditar un periodo mínimo de cotización para acceder a esta prestación, ni se les computa el tiempo que han permanecido en esta situación a efectos de la cotización para el desempleo.

La portavoz del Gobierno ha reconocido la “prioridad” de proteger al colectivo de trabajadores autónomos , por lo se han prorrogado hasta el 30 de septiembre las medidas establecidas en marzo pasado para los afectados por el cese actividad o la caída de su facturación. Así, los trabajadores por cuenta propia que estaban cobrando la prestación extraordinaria, que incluía una ayuda económica equivalente al 70% de la base reguladora y una exención de las cotizaciones, no pagarán la cuota de julio y tendrán una exención del 50% en agosto y del 25% en septiembre.

Asimismo, aquellos que acrediten una caída del facturación del 75% en este tercer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior, podrán solicitar la prestación ordinaria por cese de actividad.

Montero habló también de la aprobación de una nueva prestación extraordinaria para los autónomos de temporada “tradicionalmente olvidados” de hasta el 70% de la base mínima de cotización, una ayuda que se empezará a devengar en junio y tendrá una duración máxima de 4 meses.

Información demandada por los instaladores

Precisamente la información por cese de actividad, los ERTE por fuerza mayor o los supuestos en los que los instaladores podían trabajar durante el estado de alarma ha sido las temáticas más demandadas por el colectivo madrileño, según destacan desde APIEM, tras hacer balance de lo que han sido estas semanas de excepcionalidad en las que la Asociación desplegó una importante actividad informativa y formativa, plasmada en un boletín diario especial que ha mantenido a los instaladores al día de los acontecimientos que se iban sucediendo en esta comunidad.

Publicar un Comentario