Los ingresos de ABB caen un 4% en el tercer trimestre debido al impacto de la Covid-19

Los ingresos de ABB caen un 4% en el tercer trimestre debido al impacto de la Covid-19

Complicada es la palabra que mejor define la evolución del negocio de ABB durante el tercer trimestre del año, en el que ha seguido notando el impacto de la Covid-19, pese a “la sólida recuperación en China y a los esfuerzos de mitigación aún en desarrollo sostuvieron un sólido rendimiento de base”, tal y como apunta el CEO de ABB, Björn Rosengren.

A modo de resumen de lo que ha dado de sí este periodo, indicar que mientras la demanda sigue con su tendencia a la baja en todas las zonas, los negocios de productos de ciclo corto gozaron de un desarrollo positivo, que sin embargo se ha visto mermado por la disminución en el número de grandes pedidos y por el continuo retroceso de las actividades de mantenimiento.

A eso hay que sumarle la merma en los márgenes operativos a causa de los gastos no esenciales y las pérdidas ocasionadas por Industrial Automation en relación con el proyecto de Kusile en Sudáfrica. Salvo estos factores, “los márgenes evidenciaron una positiva solidez de base, que es reflejo de la perseverante mitigación de costes en todas las áreas de negocio, así como de los sólidos progresos en Electrification con la integración de GEIS y el cambio de rumbo en los productos de instalación”, aseguró Rosengren.

Con todo, los ingresos retrocedieron un 4% en relación al mismo periodo del año anterior, como consecuencia, señalan desde la compañía, a “la debilidad en la totalidad de las cuatro áreas de negocio”. Indicar que los efectos de la conversión de divisa tuvieron un impacto positivo neto del 1%, mientras que el 1% en negativo fue el impacto en los cambios de cartera. Además, el ratio de ventas con facturación del trimestre fue del 0,93x en comparación con 0,97x en el mismo periodo del año anterior.

Beneficios de explotación

Los beneficios de explotación fueron de 71 millones de dólares. El resultado para este trimestre incluye aproximadamente 311 millones de dólares en concepto de deterioro del crédito mercantil, así como 203 millones de dólares de gastos debidos a las obligaciones relacionadas con los negocios desinvertidos.

Además, los resultados reflejan conceptos no operativos convencionales que incluyen importes relacionados con las variaciones en el tiempo de los precios de materias primas y conversión de moneda extranjera, así como gastos relacionados con los esfuerzos en materia de restructuración e integración.

El EBITA operativo fue un 2% inferior (un 5% en monedas locales), situándose en los 787 millones de dólares. El margen EBITA operativo del 12% aumentó 30 puntos básicos con respecto al año anterior. Los márgenes fueron mayores en Electrification, mientras que el resto de negocios informó de menores márgenes con respecto al mismo periodo del año anterior, debido sobre todo a los menores volúmenes.

Beneficio neto

El beneficio neto del Grupo atribuible a ABB fue de 4.530 millones de dólares. Los ingresos netos recogieron aquellos derivados de las actividades suspendidas de 5.000 millones de dólares, incluyendo las ganancias valoradas en 5.300 millones de dólares antes de impuestos obtenidas de la venta de Power Grids y los gastos de impuestos sobre la renta en relación con la desinversión. ABB registró además unos costes no operativos en concepto de pensiones por un importe de 343 millones de dólares. Encontrará más información al respecto a continuación. El gasto de impuestos sobre la renta fue de 164 millones de dólares en concepto de operaciones continuadas.

 Perspectiva de mercado

Los pedidos procedentes de Europa fueron un 9% inferiores (10 por ciento comparable), con resultados variables por país. Si bien Suecia, Noruega y Países Bajos mostraron un sólido crecimiento, los pedidos disminuyeron en el resto, incluyendo Suiza, el Reino Unido y España, con respecto al mismo periodo del año anterior. En el caso de Alemania, los registros de pedidos cayeron un 11%.

En las industrias específicas los pedidos fueron dispares. Aunque el grupo cosechó beneficios en particular de la adjudicación de pedidos seleccionados en los sectores de la automoción y de las 3C, la demanda procedente de fabricantes de máquinas fue débil. Algunos mercados finales, tales como el de la alimentación y las bebidas, gozaron de un sólido crecimiento.

Las actividades industriales energéticas y de procesos fueron considerablemente inferiores durante este trimestre. Las actividades de mantenimiento siguieron viéndose mermadas por las restricciones a los desplazamientos, así como por el aplazamiento por parte de los clientes de sus gastos a este respecto. Los proyectos de gasto de capital siguieron demorándose, al adaptarse la mayoría de clientes a las peores perspectivas de demanda.

En el sector del transporte y la infraestructura, se mantuvieron las inversiones en los sectores ferroviario, eólico y de centros de datos.

Además, si biuen los pedidos fueron robustos en el área de empresas de servicios públicos de distribución eléctrica, las actividades marítimas sufrieron un pronunciado descenso.

ABB tiene claro que durante el cuarto trimestre seguirá con el programa de optimización de su estructura de capital, incluyendo revisiones adicionales de sus planes de deuda, crédito y pensiones. Confía en que estas medidas generen unos costes no operativos de aproximadamente 330 millones de dólares y espera que el flujo de caja operativo se vea mermado en 90 millones de dólares. Además del programa de recompra de acciones, la compañía prevé que las transacciones de optimización de la estructura de capital de esta fase se completen en su mayor parte antes del cierre del año.

 

Publicar un Comentario