Nace la Alianza para una Europa Climáticamente Positiva (CPEA)

Nace la Alianza para una Europa Climáticamente Positiva (CPEA)

Con el objetivo de impulsar la neutralidad climática del entorno construido, ha echado a andar la Alianza para una Europa Climáticamente Positiva (CPEA, por sus siglas en inglés), de la mano de Green Building Council España, junto con los GBC de Alemania (DGNB) y Austria (ÖGNI) y la Federación Europea de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado (REHVA). Con sede en Bruselas, esta nueva organización europea, sin ánimo de lucro,  busca transformar el sector de la construcción y el inmobiliario hacia su versión más sostenible.

Este grupo de reflexión reúne iniciativas, conocimientos y soluciones de los distintos mercados de la UE y los traduce en recomendaciones concretas de actuación. El núcleo de sus actividades es la colaboración y el establecimiento de un diálogo intersectorial entre las empresas y la política. Además, se abordan los retos más urgentes a los que se enfrentan las partes interesadas del sector de la construcción e inmobiliario, como la financiación sostenible, la economía circular o el manejo inteligente de los datos de los edificios y planean que otros socios se sumen a la organización.

Los promotores de la alianza consideran que aún queda mucho por hacer para cumplir con  el objetivo fijado por la Comisión de la UE de convertir Europa en el primer continente climáticamente neutral, especialmente en el sector de la edificación, uno de los principales responsables de las emisiones de CO2 y de la escasez de recursos. Y en este sentido, la alianza quiere “ ayudar a acelerar la transformación del sector de la edificación hacia el cumplimiento de los Acuerdos de París, es decir, la descarbonización total del sector en 2050”, comenta Bruno Sauer, director general de GBCe y vicepresidente de CPEA. “Juntos queremos acelerar masivamente la transformación del mercado europeo de la construcción y del sector inmobiliario hacia la sostenibilidad”, añade la doctora Christine Lemaitre, directora ejecutiva de DGNB y presidenta de CPEA.

Con este propósito, CPEA trabaja con un enfoque ascendente, centrándose en la colaboración entre los principales responsables del mercado. Todas las actividades y proyectos previstos se basan en un entendimiento común europeo de los requisitos clave de la construcción sostenible, que se refleja en la metodología de certificación DGNB. “Seguimos un enfoque basado en hechos y datos, que se apoya en los aspectos del holismo y las consideraciones del ciclo de vida. Además, hay requisitos específicos para los materiales de construcción en términos de reciclabilidad, así como un enfoque en temas como la calidad del aire interior y la comodidad”, explica Sauer.

Cuatro ejes temáticos

La nueva alianza europea centrará sus actividades en torno a cuatro temas principales: las finanzas sostenibles, los edificios y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la economía circular y los datos e información del edificio.

En el ámbito de las finanzas sostenibles, la CPEA seguirá apoyando el trabajo de la Comisión de la UE y de la Plataforma de Finanzas Sostenibles para seguir desarrollando los criterios de la taxonomía. Esto se basará en el estudio de mercado sobre la aplicabilidad de la taxonomía de la UE realizado recientemente y publicado por varios socios de la CPEA. Además, está previsto crear un “Grupo de Trabajo Europeo sobre ESG”.

Junto con los representantes de las instituciones de la UE, la CPEA quiere trabajar para situar los ODS en el centro del desarrollo de las políticas de construcción. Lo mismo ocurre con el tema de la ‘economía circular’. En este caso, el objetivo es concienciar sobre la relevancia del parque inmobiliario y preservarlo y utilizarlo con un enfoque de minería urbana.

Además, la CPEA apoyará la creación de un depósito de datos centralizado y estandarizado. En él se almacenará toda la información relevante del edificio a lo largo de todo su ciclo de vida. A juicio de los socios de la CPEA, esta es la base para construir un conocimiento real sobre nuestros edificios y poder sacar conclusiones bien fundadas, como, por ejemplo, qué medidas de rehabilitación son necesarias y realistas y cuándo deberían llevarse a cabo.