Ribera aboga por la transición energética como motor de reactivación económica

Ribera aboga por la transición energética como motor de reactivación económica

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, hizo una defensa decidida del papel que ha de jugar la transición energética en el Plan de Reconstrucción “valiente y ambicioso” que necesitan tanto España como Europa. Ribera deslizó ese mensaje durante su comparecencia de ayer, realizada a petición propia, ante la Comisión de Transición Ecológica del Congreso de los Diputados, donde detalló las medidas adoptadas por su departamento durante la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19.

La ministra fue desgranando las diferentes iniciativas trasversales adoptadas por el Miteco que, estructuradas en torno a la protección de las personas, el apoyo a los autónomos y al tejido empresarial y la mitigaciónd el impacto en los operadores energéticos, han garantizado la seguridad de suministro del sistema energético español, reforzando su condición de servicio esencial durante el estado de alarma.

El escudo social y económico desplegado para contrarrestar el impacto de la pandemia ha de estar acompañado e un plan de recuperación nacional y europeo, que se vertebre sobre la transición energética y la digitalización y que esté dotado de un fondo para financiar sobre todo inversiones que contribuyan a reforzar e impulsar actuaciones en sectores que puedan generar más empleo y crecimiento sostenible.

¿En qué consisten las medidas?

Las iniciativas del Miteco para paliar los efectos de la crisis se han centrado en proteger a las personas, especialmente a los colectivos más vulnerables, prohibiendo la suspensión de los suministros básicos y garantizado el derecho a la percepción del bono social a los trabajadores autónomos que hayan cesado su actividad o hayan visto reducida su facturación. Más de 7.000 profesionales lo han solicitado bajo este supuesto y más de 2.300 ya son beneficiarios del mismo.

También el Miteco ha prorrogado automáticamente hasta el 15 de septiembre la percepción del bono social de electricidad a los beneficiarios a los que les vencía antes de dicha fecha, beneficiando a 70.000 hogares de esta medida y ha mantenido vigentes los precios máximos de venta.

Ribera, explicó que un segundo paquete de medidas ha estado destinado al apoyo de los autónomos y del tejido empresarial, estableciéndose la posibilidad de suspender y flexibilizar de los contratos de electricidad y gas natural para autónomos y empresas mientras dure el estado de alarma, permitiendo también que estos colectivos pudieran solicitar la suspensión del pago de las facturas de energía eléctrica, gas natural, gases manufacturados y gases licuados del petróleo por canalización, realizando dicho pago en los seis meses siguientes a la finalización del estado de alarma.

En cuanto a las medidas adoptadas para reducir el impacto entre los operadores energéticos, eximiendo a las comercializadoras de electricidad y gas natural de afrontar el pago de los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución asociados a los autónomos que suspendan sus pagos durante el estado de alarma. También se han dejado exentas de liquidar el IVA, el Impuesto Especial de la Electricidad y el Impuesto Especial de Hidrocarburos de las facturas cuyo pago haya sido suspendido. Además, se pueden acoger a la línea de avales establecida en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo.

Citó también la ministra los paquetes de medidas económicas y sociales que se han activado con al finalidad de minimizar el impacto negativo de la pandemia en el empleo, el tejido productivo y en los hogares. Moratorias de impuestos y cotizaciones sociales, moratorias hipotecarias, facilidades para el pago de arrendamientos, garantía de suministros básicos, líneas de avales públicos y ERTEs por fuerza mayor han sido, entre otras, actuaciones en marcha por valor de hasta 139.000 millones de euros.

Claves del Pacto Verde

Pese a los esfuerzos y medidas adoptadas, la magnitud de la crisis supera a todo lo vivido hasta ahora lo que nos obliga, según Ribera, “a asumir un esfuerzo de reconstrucción histórico”, para el que ha remarcado activar ese Plan Europeo de Reconstrucción “a la altura del reto que enfrentamos” y que pivote sobre los ejes de una recuperación verde y una transición justa.

Anunció Ribera que el Gobierno ha propuesto la creación de un Fondo de Recuperación de entre 1 y 1,5 billones de euros financiado con deuda perpetua de la UE para reactivar la economía europea. Se trata, apuntó, de un fondo para financiar, prioritariamente, aquellas inversiones que contribuyan a la transición ecológica y digital, en línea con la declaración del Consejo Europeo de 26 de marzo. “No podemos caer en los mismos errores cometidos en el pasado, cuando privilegiamos atajos cortoplacistas basados en la economía fósil para afrontar la crisis económica”, explicó, al tiempo que ha recordado el compromiso de la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, para que el “Green Deal” será la palanca impulsora del Plan de Recuperación. De hecho, en la Comisión se está trabajando para priorizar los esfuerzos en aquellos sectores que puedan generar más empleo y crecimiento sostenible, como es el caso de la economía circular, las energías renovables, la eficiencia energética, la rehabilitación de edificios o la resiliencia al cambio climático.

Jugaran un papel clave en ese Pacto Verde tanto la digitalización, la electrificación del transporte, la apuesta por una reindustrialización inteligente, baja en carbono y sostenible, como la necesidad de la adaptación rápida de nuestras ciudades para facilitar el transporte público y no motorizado, por su “capacidad para generar empleo y crecimiento sostenible”, concluyó Ribera.

Publicar un Comentario