Siemens completa con éxito su año fiscal, con unos ingresos de 57.100 millones de euros

Siemens completa con éxito su año fiscal, con unos ingresos de 57.100 millones de euros

En una situación económica tremendamente complicada y difícil, Siemens AG ha obtenido una notable rentabilidad en el año fiscal 2020, que finalizó el 30 de septiembre pasado, al tiempo que logró impulsar con éxito la transformación histórica del grupo. En este ejercicio, que se cierra tras el impacto provocado por los efectos de una pandemia que azota a todos mercados, Siemens completó con éxito su año fiscal con un sólido cuarto trimestre.

En reconocimiento al papel desempeñado por toda la plantilla durante la crisis, Siemens ha decidido pagar un bono extraordinario de unos 200 millones de euros a sus empleados en todo el mundo. Los accionistas también van a poder participar de ese éxito y fortalezas con un dividendo de 3,00 euros más 0,50 euros adicionales (3,50 euros por acción) que, ajustado en un diez por ciento al valor de mercado del reciente spin-off de Siemens Energy, se sitúa en el mismo nivel que el dividendo del año anterior, 3,90 euros.

Estrategia de la Visión 2020+

Siemens también culminó con éxito su estrategia a largo plazo, Visión 2020+, con la que busca dotar de mayor libertad empresarial a los negocios individuales de la compañía, bajo la fuerte marca compartida de Siemens. Cabe recordar que Siemens separó y puso a cotizar con éxito su negocio de energía, Siemens Energy, a finales de septiembre, que junto a Siemens Healthineers y Siemens AG, forman ese grupo de tres empresas que cotizan en bolsa.

“El equipo de Siemens ha finalizado con fuerza un año notable”, asegura Joe Kaeser, presidente CEO de Siemens AG, “mientras dábamos forma a la estructura de la nueva Siemens, nuestro rendimiento industrial y de ganancias en el trimestre ha aumentado año tras año”. Su impresión es que “después de la escisión de Siemens Energy y la venta de Flender, Siemens está muy bien posicionada para liderar la transformación industrial en el futuro”.

“Incluso en estos tiempos difíciles, Siemens tiene una estructura financiera muy sólida”, añadió Ralf P. Thomas, director financiero de Siemens AG, y confirma que en este 2020 “hemos aumentado considerablemente nuestro flujo de caja una vez más para alcanzar el máximo de los últimos diez años y la rentabilidad de los dividendos sigue superando claramente el promedio de la industria”.

Por su parte, el director general adjunto y futuro CEO de Siemens AG, Roland Busch señaló que “al ejecutar rigurosamente la Visión 2020+, hemos convertido un conglomerado en una empresa de tecnología enfocada. La nueva Siemens tiene un enfoque claro: permitir a nuestros clientes en la industria, las infraestructuras y el transporte transformar con éxito sus sectores. De esta manera, jugamos un papel clave en el apoyo a la columna vertebral de la economía y en la base para el crecimiento sostenible».

Ingresos cercanos a los 57.100 millones

A pesar de los efectos de la pandemia en la economía, Siemens mantuvo los ingresos estables en el año fiscal 2020 con 57.100 millones de euros, con bajadas de tan solo el 2%. A nivel de grupo, los pedidos totalizaron 60.000 millones de euros, con un ligero descenso de un 7% anual. La ratio book to bill, que mide la fortaleza del balance y es mejor cuanto mayor a uno es, se mantuvo en un cómodo nivel de 1,05.

El EBITA ajustado para los negocios industriales disminuyó tan solo un 3%, hasta los 7.600 millones de euros, incluyendo un efecto positivo de 800 millones de euros por la participación de Siemens en la compañía de software norteamericana Bentley Systems. En conjunto, el beneficio neto disminuyó un 26%, hasta los 4.200 millones de euros, lo que supone un beneficio por acción de 5 euros frente a los 6,41 del año anterior. A pesar de las condiciones menos favorables para la recaudación de efectivo, el flujo de caja libre aumentó significativamente hasta 6.400 millones de euros, frente a los 5.800 millones de euros, para alcanzar su nivel más alto en los últimos diez años.

Perspectivas para 2021

Asumiendo que su potencial en cuanto a digitalización y movilidad sostenible le mantiene en posiciones privilegiadas, las perspectivas de Siemens para 2021 son muy optimistas, pese a las incertidumbres que todavía provoca la situación de pandemia mundial.

Bajo ese condicionante, la empresa espera un retorno robusto al crecimiento del PIB mundial. Mientras que la compañía anticipa que importantes industrias clientes de Siemens continuarán asumiendo desafíos relacionados con los cambios estructurales específicos de la industria, “y que esto causará que el crecimiento de las inversiones fijas mundiales se quede por detrás del crecimiento del PIB, Siemens espera mejores condiciones especialmente para su margen negocios en la segunda mitad del año fiscal 2021”. La compañía anticipa, también, que los efectos negativos de la divisa afectarán fuertemente a las tasas de crecimiento nominal en volumen y al EBITA ajustado de los negocios en el año fiscal 2021. Para ingresos comparables, netos de conversión monetaria y efectos de cartera, la compañía espera un crecimiento moderado y book to bill superior a 1.