Sin registros oficiales, el número de estaciones de recarga instaladas en España se aproxima a las 5.830

Sin registros oficiales, el número de estaciones de recarga instaladas en España se aproxima a las 5.830

Con un número estimado de 5.830 estaciones de recarga instaladas en nuestro país, ya que no existe un registro oficial de las mismas, España se sitúa muy por debajo de otros países europeos, como Noruega, Holanda o Reino Unido, en cuanto a disponibilidad de una red capilar lo suficientemente amplía para atender la demanda de carga de los vehículos eléctricos. Ante eso, AEDIVE y FENIE ponen en valor el papel del Plan Movdes II, al que consideran una herramienta apropiada para impulsar la red de puntos de recarga, al identificarlos como susceptibles de recibir ayudas, con independencia de que se gestionen a través de entidades públicas o privadas.

Descarbonizar el transporte

Coincidieron ambas asociaciones en señalar que el desarrollo de la infraestructura de recarga es determinante para lograr ese mayor auge de la movilidad eléctrica y aproximarnos al objetivo de descarbonizar al máximo el transporte. Y así lo transmitieron en un encuentro mantenido este pasado lunes en el marco de los encuentros que está celebrando el IDAE con distintas entidades para analizar las oportunidades que ofrece este programa.

El Moves II, que fue aprobado recientemente a instancia del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, mediante RD 569/2020 de 16 de junio, cuenta con una dotación de 100 millones de euros, duplicando la cantidad adjudicada en la anterior edición. Coordinado por el IDAE, son las Comunidades y Ciudades Autónomas las responsables de gestionarlo mediante convocatorias de las ayudas que contribuirán a impulsar este sector, cuyo papel es determinante en el cumplimiento de los objetivos previstos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y como palanca de la reactivación económica.

El programa está coordinado por el IDAE y son las Comunidades y Ciudades Autónomas las responsables de su gestión mediante convocatorias de las ayudas en sus respectivos territorios. Su vigencia en cada comunidad será de 12 meses a partir de la fecha de publicación de la convocatoria, y no a término de año y en la misma fecha en todos los territorios, independientemente de cuándo se hubiese hecho esa convocatoria.

Infraestructuras de recarga

El Moves II considera actuación elegible la instalación de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos a través de la modalidad de adquisición directa. Además, en el caso de las comunidades de propietarios, podrá ser subvencionada la pre-instalación eléctrica para la recarga. Con ello quiere contribuir a reactivar esa puesta en marcha de una red de recarga lo suficientemente operativa para dar cobertura a las necesidades de los usuarios. Porque, a pesar de España arroja un ratio de 0,8 cargadores de todo tipo por cada 100 km de carretera, esta actividad comienza a adquirir una gran relevancia, contando ya con una decena de fabricantes nacionales.

Enlazando con todo ello, el director general del IDAE, Joan Groizard, destacó que la “transición energética no es solo reducción de emisiones y cumplimiento de objetivos, sino también cadena de valor industrial y empleo sostenible; y la infraestructura de recarga es un gran ejemplo”. Tras apuntar que en nuestro país “el sector de los bienes de equipo e infraestructura de recarga tiene un gran componente de fabricación nacional”, Groizard afirmó que “las empresas españolas están siendo punteras y compiten en Europa y el resto del mundo”.

Defendió también el papel de las empresas instaladoras, subrayando su “enorme potencial para la creación de empleo local y cualificado, creciendo de forma importante en instalación de infraestructura de recarga pero también en sistemas de almacenamiento y autoconsumo”. Y en cuanto al Plan Moves II, reconoció su alineamiento con el plan de recuperación post-Covid, permitiendo no solo la reducción de emisiones en el transporte y el impulso de un cambio de modelo en la movilidad, sino ejerciendo un importante efecto tractor sobre la economía y el empleo. Por eso destacó los beneficios de estos encuentros, que evidencian “el papel clave” de las empresas fabricantes “en todo este proceso”, concluyó el director general del IDAE.

Buen momento para el Moves

Para Miguel Ángel Gómez, presidente de FENIE, la infraestructura de recarga del vehículo eléctrico se convierte en una importante línea de trabajo para las empresas instaladoras, un colectivo “con elevada experiencia”, que confía en que, a corto plazo, este sea “sea uno de los principales modelos de negocio” para el colectivo que representa FENIE.

Valoró, asimismo, la aprobación del plan “en un momento clave”, contribuyendo “a contrarrestar la disminución de actividad provocada por el Covid-19 y ayudar a dinamizar la actividad empresarial, además de fomentar la movilidad eléctrica”.

Por su parte, Arturo Pérez de Lucía, secretario general de AEDIVE, indicó que las infraestructuras de recarga resultan críticas para la cadena de valor industrial, tecnológica y de servicios de la movilidad eléctrica, destacando que “permiten que el vehículo eléctrico interactúe con el sistema eléctrico para el impulso de las energías renovables, la generación distribuida y el almacenamiento energético, por lo que son un instrumento fundamental de eficiencia energética”.

Pérez de Lucía dejó el siguiente mensaje: “El impulso del IDAE a través del plan de incentivos Moves II en su actuación de infraestructuras es fundamental para que se produzca ese avance en la implementación de puntos de recarga y supondrá un apoyo fundamental para ese despliegue, en un momento económico especialmente complicado por la crisis sanitaria”.

Publicar un Comentario